Santiago Grassi


Histórico Récord Argentino de Santiago Grassi en Estados Unidos

Con un tiempo de 52.04, Santiago Grassi logra bajar su histórica marca en los 100 metros mariposa de los Juegos Panamericanos y establecer un nuevo récord argentino en el marco del Bulldog Grand Slam que se disputó este fin de semana en Colorado, Estados Unidos.

El 8 de Julio, en vísperas de la fecha patria, el nadador santafesino logró lo que tanto buscaba y esta vez en tierras norteamericanas: bajar aquella marca que parecía imbatible y que ostentaba desde los Juegos Panamericanos de 2015, donde se consagró subcampeón panamericano batiendo el récord y obteniendo su esperado pasaje a Río 2016, estableciendo en aquel entonces la marca de 52.09 en los 100 mts. mariposa.

Este fin de semana en el Bulldog Grand Slam disputado en el Complejo Gabrielsen de la ciudad de Athens en el Estado de Colorado, el olímpico hizo un tiempo de 52.34 en las eliminatorias, que logró superar con 52.18 en la final de los 100 metos mariposa disputada el sábado. Y con estos resultados, el representante del Club Atlético Unión de Santa Fe pidió una toma de tiempo el día domingo, donde logró romper el histórico récord.

Con 21 años, Santiago se encuentra actualmente estudiando y entrenando en los Estados Unidos en la Auburn University en el Estado de Alabama. Con una beca de estudios, participa en las competencias universitarias compitiendo para Auburn Aquatics, el equipo de la universidad de Alabama, que lo llevó al Gran Slam de Colorado el pasado fin de semana.

Batiendo su histórico récord en pileta olímpica, Grassi sueña con nuevos objetivos representando a la celeste y blanca. Confirmado para integrar el equipo que competirá en el Sudamericano de Lima, Perú, que se desarrollará en noviembre de este año a modo de test event para los Juegos Panamericanos de 2019, el santafesino sueña en grande y se prepara para su nuevo gran desafío, ser uno de los representantes argentinos en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020.


Los mejores nadadores del país se dieron cita en la IX Edición del Premio Heracles

Este viernes 22 de junio, se llevó a cabo la entrega de la IX edición del Premio Heracles de Natación. Con la presencia de la campeona mundial junior Delfina Pignatiello y el olìmpico Santiago Grassi desde los Estados Unidos, los plusmarquistas recibieron el máximo galardón de la natación argentina en una transmisión federal en vivo a todo el país.

Los mejores nadadores de la Argentina se dieron cita en la ceremonia de premiación que fue transmitida desde Buenos Aires, Córdoba, Bahía Blanca, Santa Fe, Rosario y Mar del Plata en simultáneo a toda la Argentina.

Entre los galardonados estuvieron Santiago Grassi desde Estados Unidos (Subcampeón panamericano en Toronto 2015), Delfina Pignatiello (bicampeona y multimedallista mundial y juvenil), Macarena Ceballos (Poseedora de récords argentinos y sudamericanos), Santiago Bergliaffa (Récord argentino en las pruebas combinadas), Andrea Berrino (poseedora de récord argentino en estilo espalda), Guido Buscaglia (récord argentino en 100 metros medley), Nicolás Deferrari (récord nacional junior en 50mts. espalda y 200 mts. mariposa), Belén Díaz (récord argentino en 50 mariposa) y Julia Sebastián (Poseedora de récords argentinos y sudamericanos).

En un año que quedará para la historia por los récords argentinos en el Cruce del Río de la Plata, en la novena edición del premio, también estuvieron presentes y fueron distinguidos los campeones mundiales de aguas abiertas Pilar Geijo y Damián Blaum, que han establecido nuevos récords nacionales en el cruce a nado entre las costas uruguayas y argentinas.

A su vez, este día se entregó el premio a los récords nacionales Juniors y Juveniles y una mención especial a los nuevos talentos, nadadores con récords nacionales en sus categorías, según los registros oficiales de la Confederación Argentina de Deportes Acuáticos (CADDA).


Santiago Grassi y Julia Sebastián recibieron el Premio Heracles

Los santafesinos fueron distinguidos este viernes tras haber quebrado récords a lo largo de la temporada 2017-2018. Los plusmarquistas recibieron el máximo galardón de la natación nacional en el marco de la IX edición del Premio Heracles, transmitida en vivo a todo el país.

Este viernes 22 de junio se llevó a cabo la IX edición de la entrega de los Premios Heracles, la cual galardona a los mejores nadadores del país por haber batido récords argentinos en la temporada 2017/2018 según los registros oficiales de la Confederación Argentina de Deportes Acuáticos. La misma se realizó con transmisión en directo desde Buenos Aires, Córdoba, Mar del Plata, Bahía Blanca, Rosario y Santa Fe a todo el país, en un evento de alcance nacional.

Santiago Grassi recibió su premio Heracles por quebrar el récord argentino en los 50 metros Mariposa con un tiempo de 23.89. Actualmente, el subcampeón panamericano en Toronto 2015 vive en Estados Unidos y compite para el equipo de su universidad con el objetivo puesto en el Mundial FINA de mayores que se realizará este año en Gwangju, Korea. En vivo desde Estados Unidos, Grassi envió un saludo a todos los presentes en la ceremonia y se expresó respecto del premio recibido: “Es un gran honor estar en esta premiación, siempre es bueno tener reconocimiento después de un año de mucho sacrificio. Quiero agradecerle a mi familia porque son mi pilar, sin ellos no podría hacer nada”.

Por el lado de la argentina radicada en Brasil, Julia Sebastián, ingresó al Hall de Honor de la Natación argentina por batir el récord en los 100mts. pecho con una marca de 1:07.89, a la vez que también estableció un nuevo récord sudamericano en los 200mts. pecho con un tiempo 2:26.87. La santafesina agradeció la distinción y comentó los desafíos de su último año de entrenamiento en Brasil “no fue fácil el cambio, me costó bastante porque tenía que esperar los resultados. Pero afortunadamente se dio el récord a fin de año así que estoy feliz. Le agradezco al Hall de Honor y a Heracles por hacerme parte de esta familia.”

Santa Fe también hizo su aporte en la sección de “Nuevos Talentos” (distinción para los menores y cadetes) de la mano de Sol Theuler, quien con sus 34.45 en la categoría de 50 metros pecho, batió un nuevo récord nacional y se llevó la máxima distinción a las nuevas promesas de la natación argentinas.

En la premiación también estuvieron presentes los campeones mundiales de aguas abiertas Pilar Geijo y Damián Blaum, que han establecido nuevos récords nacionales en el cruce a nado entre las costas uruguayas y argentinas, obteniendo una marca histórica por el Cruce del Río de la Plata.


La Riocuartense Ceballos recibió el Premio Heracles de Natación

La riocuartense fue premiada por batir nuevos récords argentinos de natación en su especialidad, el estilo pecho, recibiendo el máximo galardón de la natación nacional, en el marco de la IX Edición del Premio Heracles que se transmitió a todo el país.

Los mejores nadadores de la Argentina se dieron cita este viernes en la ceremonia de premiación que, de manera histórica fue transmitida desde Buenos Aires, Córdoba, Bahía Blanca, Santa Fe, Rosario y Mar del Plata en simultáneo a toda la Argentina.

Macarena Ceballos fue distinguida, junto a los cordobeses Santiago Bergliaffa y Andrea Berrino, por sus récords en los 50, 100 y 200 metros estilo pecho e ingresó al Hall de Honor de la Natación Argentina como una de las nadadoras argentinas del año. La riocuartense, presente en la ceremonia de Buenos Aires, agradeció a Heracles por el reconocimiento y dedicó la condecoración: “se lo dedicó a mi familia, a mi papá y mis hermanas que los tengo lejos, y también a mi entrenador y a la gente que siempre me apoya”.

Entre los galardonados también estuvieron los reconocidos nadadores Santiago Grassi (Subcampeón panamericano en Toronto 2015), Delfina Pignatiello (bicampeona y multimedallista mundial y juvenil), Guido Buscaglia (récord argentino en 100 metros medley), Belén Díaz (récord argentino en 50 mariposa) y Julia Sebastián (Poseedora de récords argentinos y sudamericanos).

Los protagonistas de las Aguas Abiertas tuvieron su lugar especial esta noche. Los campeones mundiales de esta disciplina, Pilar Geijo y Damián Blaum, establecieron nuevos récords en el Cruce del Río de la Plata, y fueron distinguidos en esta velada por el Hall de Honor de la Natación Argentina.

A su vez se entregó el premio a los nuevos talentos, dirigido a nadadores con récords nacionales en sus categorías, según los registros oficiales de la Confederación Argentina de Deportes Acuáticos (CADDA). Por la provincia de Córdoba fueron premiados Valentina Marcantonio y Dante Nicola.


IX edición de los Premios Heracles de Natación

El viernes 22 de junio, se llevará a cabo la entrega de la IX edición del Premio Heracles de Natación que galardona a los argentinos que quebraron récords nacionales el pasado año. Los plusmarquistas recibirán el máximo galardón de la natación argentina en el evento organizado por el Hall de Honor de la Natación en una transmisión federal en vivo a todo el país.

Los mejores nadadores de la Argentina se darán cita en la ceremonia de premiación que será transmitida desde Buenos Aires, Córdoba, Bahía Blanca, Santa Fe, Rosario y Mar del Plata en simultáneo a toda la Argentina.

Entre los galardonados se encuentran: Santiago Grassi (Subcampeón panamericano en Toronto 2015), Delfina Pignatiello (bicampeona y multimedallista mundial y juvenil), Macarena Ceballos (Poseedora de récords argentinos y sudamericanos), Santiago Bergliaffa (Récord argentino en las pruebas combinadas), Andrea Berrino (poseedora de récord argentino en estilo espalda), Guido Buscaglia (récord argentino en 100 metros medley), Belén Díaz (récord argentino en 50 mariposa), Julia Sebastián (Poseedora de récords argentinos y sudamericanos).

Este año habrá una premiación especial con el segmento de Aguas Abiertas. En un año que quedará para la historia por los récords argentinos en el Cruce del Río de la Plata, en la novena edición del premio, se espera la presencia de los campeones mundiales de aguas abiertas Pilar Geijo y Damián Blaum, que han establecido nuevos récords en el cruce a nado entre las costas uruguayas y argentinas.

También este día se entregará el premio a los récords nacionales Juniors y Juveniles y una mención especial a los nuevos talentos, nadadores con récords nacionales en sus categorías, según los registros oficiales de la Confederación Argentina de Deportes Acuáticos (CADDA).


Argentina, en el Top 10 mundial, rasguñó la final en los 4×100 medley mixto en Budapest

La posta nacional en los 4×100 metros en los cuatro estilos, integrada por Andrea Berrino, Macarena Ceballos, Santiago Grassi y Federico Grabich, estableció un tiempo de 3.52.49 en su serie el miércoles que la dejó en 9ª posición en la meca de la natación mundial.

La posta argentina que compitió en el Mundial de Natación de Budapest estuvo integrada por los mejores representantes nacionales en la competencia –los cuatro que consiguieron su lugar con marca A- y, aunque el tiempo que registraron no les alcanzó para meterse en la final, su actuación del miércoles logró ubicarlos en el Top 10 mundial de la especialidad y estuvo muy cerca de establecer un nuevo récord argentino.

Justamente en el día en el que la cordobesa Andrea Berrino brilló en su serie de los 50 metros espalda y luego en la semifinal, marcando nuevas plusmarcas argentinas de la prueba, la posta quedó a sólo un lugar de conseguir una soñada clasificación a la final de los 4×100 medley mixta. El equipo que compitió en los relevos, integrado por Berrino, Macarena Ceballos, Santiago Grassi y Federico Grabich, estableció un tiempo de 3.52.49 y parciales de 1.01.78, 1.09.51, 52.65 y 48.55. Los argentinos finalizaron la prueba en 9ª posición, detrás de la posta alemana, última clasificada a la final (con un registro de 3.47.66). El gran nivel de la serie, de cualquier modo, quedó demostrado con el tiempo que consiguieron los estadounidenses: Ryan Murphy, Kevin Cordes, Kelsi Worrell y Mallory Comerford nadaron la prueba en 3.40.28, estableciendo un nuevo récord mundial tras dos años, que ellos mismos se encargarían de quebrar en la final, con un tiempo de 3.38.56 que les valió el oro.

El tiempo de los argentinos, por su parte, hizo temblar el propio récord nacional absoluto de la prueba, conquistado durante el Sudamericano de Asunción de Paraguay, el año pasado, por los mismos cuatro integrantes. La posta nacional quedó a sólo 18 centésimas de destrozar en tierras húngaras la marca de 3.52.31 que aún sobrevive como el mejor tiempo argentino absoluto de la prueba. Y, sin embargo, nadie les quita haber estado entre los diez relevos de la prueba más rápidos del mundo.


El santafesino Santiago Grassi debuta mañana en el Mundial de Budapest

El  nadador de 20 años se estrenará en la prueba de los 50 metros mariposa, a la que llega con récord argentino absoluto conseguido en mayo de este año. “Estoy muy confiado y seguro de que Budapest será un muy buen torneo para mí”, revela el ex Unión.

Grassi competirá en los 50 y los 100 metros mariposa y participará en su especialidad en la posta 4×100 metros combinados mixto junto con sus compañeros de la Selección Argentina, Macarena Ceballos, (pecho), Federico Grabich (crol) y Andrea Berrino (espalda).

El santafesino Santiago Grassi viene creciendo a pasos agigantados desde hace dos años y consolidándose como uno de los nadadores argentinos con más proyección a sus jóvenes 20 años. En 2015 fue parte de la delegación nacional en el Mundial de Kazán en el que Federico Grabich conquistó la medalla de bronce en los 100 metros libres, el año pasado enfrentó al gigante Michael Phelps en su primer participación en un Juego Olímpico y mañana comenzará a disputar su segundo Mundial de pileta larga, cuando se estrene en la prueba de los 50 metros mariposa.

“Físicamente me siento muy bien, estuve nadando en muy buenos tiempos en esta puesta a punto antes de viajar a Budapest, y anímicamente estoy muy positivo. Estoy muy bien preparado, me siento rápido y creo que haberme ido a Estados Unidos me dio muy buenas herramientas para enfrentar el Mundial. Estoy muy confiado y seguro de que Budapest será un muy buen torneo para mí”, revela el ex atleta del Club Atlético Unión de Santa Fe.

El argentino se refiere, más allá de Río 2016 y de estos Mundiales, al que quizás fue el máximo reflejo de su crecimiento deportivo: haberse ido a vivir, estudiar y entrenarse, desde enero de este año, a la Universidad de Auburn, en Alabama, Estados Unidos. Con los Auburn Tigers, el argentino comenzó a familiarizarse con una competencia habitual de gran calidad. “Todas las veces que uno compite allá a alto nivel y con grandes rivales te permiten ir preparándote para este tipo de momentos. Uno se acostumbra a los torneos y se pone menos nervioso. Haberme ido a Estados Unidos me permitió volver a nadar en mis mejores marcas y eso me dio mucha confianza”, resalta Grassi.

Prueba de sus palabras es su último récord absoluto, en los 50 metros mariposa, conseguido en mayo de este año ya como representante universitario durante las Arena Pro Swim Series en Atlanta. El destacado deportista santafesino es, además, dueño de otros siete récords argentinos absolutos, por cada uno de los cuales ingresó al Hall de Honor de la Natación Argentina, que instituyó el Premio Heracles hace ocho años para reconocer, difundir y promover a aquellos nadadores que han establecido nuevos récords nacionales.

El  santafesino de 20 años debutará mañana en Budapest en la prueba de los 50 metros mariposa (a la que llega con un tiempo de clasificación de 23s89). Su participación se completará el miércoles 26 con el relevo mixto en los 4×100 combinados (3m52s31) y el viernes 28 con los 100 metros mariposa (52s15).

¿Cuáles son sus expectativas para este Mundial? “En el deporte amateur argentino, si uno dice que piensa llegar a una semifinal y después no lo consigue, se le dice que hizo un ‘mal torneo’, y eso para nada es así –confiesa-. Por eso, prefiero guardarme para mí lo que pienso. Más vale que quiero nadar lo más rápido posible, estar en mis mejores marcas y buscaré ser parte de los mejores 16. Intentaré superar mi actuación en Kazán, cuando quedé 18 en los 100 metros mariposa, a sólo siete centésimas de alcanzar la semifinal”.

A Grassi, desde sus palabras y su calidad en el agua, se lo ve determinado y con ganas de soñar a lo grande. “Estoy tranquilo, muy contento, pero también ansioso y con muchas ganas de ya competir”, decía en la previa. Mañana, una vez en la pileta del Mundial, ya podrá empezar a disfrutar.


El Head Coach de la Selección Argentina analiza a los seis nadadores que debutan en el Mundial de Budapest

Gustavo Roldán, jefe técnico del equipo nacional, cuenta las expectativas que tiene en sus dirigidos tras una muy buena preparación y ofrece un detallado análisis de cada uno y sus posibilidades.

Gustavo Roldán, Head Coach de la Selección Argentina de Natación, lidera el equipo de entrenadores Argentinos en Budapest, integrado por Mónica Gherardi y Federico Rossi.

La aventura argentina en el Mundial de Natación de Budapest comienza mañana para los nadadores de pileta, que tendrán su primera jornada de competencia en el gran torneo de los deportes acuáticos. Con las actuaciones en las series del santafesino Santiago Grassi en los 50 metros mariposa, del porteño Martín Naidich en los 400 metros libres y de la cordobesa Virginia Bardach en los 200 metros combinados llegará el debut del Seleccionado Nacional que también integran las cordobesas Macarena Ceballos y Andrea Berrino y el santafesino Federico Grabich, primer argentino medallista mundial en piscina olímpica.

El sueño que para los seis nadadores comienza mañana en tierras húngaras estará supervisado por Gustavo Roldán, Head Coach del Seleccionado, y los entrenadores Mónica Gherardi (desde hace 17 años, encargada de la preparación de Grabich) y Federico Rossi (conductor personal de Berrino).

Desde la autoridad que le confiere ser el principal conductor de este Seleccionado, Roldán ofrece un detallado análisis de cada uno de los seis nadadores argentinos que buscarán brillar y mostrar su mejor actuación desde mañana en Budapest. Y decide comenzar con Grabich, que hace dos años sorprendió al mundo y emocionó al país con su bronce en los durísimos 100 metros libres en el Mundial de Kazán. “Federico llega a este Mundial muy maduro y seguro de sí mismo. Quizás en los Juegos Olímpicos del año pasado sintió algo de presión, pero esa es una etapa que ya cerró. Sabe cómo desenvolverse en un Mundial, ya vimos cómo lo hizo en Kazán. No deberían perderlo de vista”, describe el entrenador.

“Santiago (Grassi) viene de su adaptación a la Universidad y el trabajo en Estados Unidos.  Allá está siendo muy bien conducido. Volvió a hacer récord argentino en los 50 metros mariposa y llega a Budapest desde un piso mucho más alto que el que tenía hace dos años. Está en condiciones de correr en su mejor nivel”, destaca Roldán.

Antes de referirse a las chicas, el jefe técnico del Seleccionado Nacional analiza al porteño Martín Naidich, quien “viene de un entrenamiento muy sólido, que le permitió correr muy bien y en sus mejores marcas, tanto en el último Argentino como en Santa Clara. Demostró que está en su mejor condición y puede tener una buena performance”.

La rama femenina de la Selección que viajó a Budapest, por su parte, le genera grandes expectativas al conductor de la natación del Club Sociedad Alemana de Gimnasia de Villa Ballester. Con él, desde hace más de dos años, se entrena Bardach, de quien destaca que, “aunque quizás no tuvo su mejor debut en los Juegos Olímpicos de Río, ahora ha mejorado su performance y llega tras un entrenamiento muy fuerte”. Respecto de Ceballos, también discípula suya y la única que llega sin antecedentes de Mundial en pileta larga ni Juego Olímpico, resalta: “Desde agosto del año pasado viene trabajando para este Mundial. En los últimos seis torneos ha mejorado su nivel progresivamente; en Santa Clara, ganó su prueba y quedó a dos centésimas de su récord argentino. Fue el broche de oro”.

A Berrino, la única que no se prepara bajo sus órdenes, también le augura un buen torneo. “Andrea no llegó a clasificarse a Río 2016, pero eso le permitió reforzar su preparación para Budapest. Entrenó muy bien en el campus en la altura de La Loma y Bill (Sweetenham) resaltó mucho su trabajo. Ya demostró que es una nadadora joven y de jerarquía”, detalló el Head Coach en diálogo con el Hall de Honor de la Natación Argentina, que instituyó el Premio Heracles hace ocho años para reconocer, difundir y promover a aquellos nadadores que han establecido nuevos récords nacionales.

A nivel general, a Roldán no le interesa hacer ninguna predicción. “No me gusta hacer futurología: no quiero quemar al equipo y, además, no tengo certezas –reflexiona-. La Selección va muy bien preparada, tanto mental como físicamente, pero lo cierto es que para tener posibilidades de medalla es necesario estar rankeado entre los diez mejores del mundo. Así y todo, Federico (Grabich) no llegaba como favorito a Kazán y fue bronce en la prueba quizás más competitiva del Mundial, así que las expectativas están y las tenemos”.


El equipo nacional de natación ultima detalles para viajar al Campeonato Mundial de Budapest

La delegación argentina que participará del Mundial de Natación en la capital húngara, integrada por  Bardach, Berrino, Ceballos, Grabich, Grassi y Naidich, ultima los detalles a una semana de partir hacia la competencia más importante de este 2017 del deporte acuático.

Virginia Bardach, Andrea Berrino, Macarena Ceballos, Federico Grabich, Santiago Grassi y Martín Naidich viajarán a Hungría para competir en el Campeonato Mundial de Natación que se desarrollará en Budapest.

En apenas ocho días, la delegación argentina de natación que representará al país en el Mundial de Budapest arribará a la capital húngara para comenzar el sueño de ser parte del evento más importante del año en el deporte acuático. Los deportistas que integran el equipo son Virginia Bardach, Andrea Berrino, Macarena Ceballos, Federico Grabich, Santiago Grassi y Martín Naidich, aunque vale destacar que estarán conducidos por un cuerpo técnico compuesto por el Head Coach Gustavo Roldán y los entrenadores Mónica Gherardi y Federico Rossi, a quien además acompañará el kinesiólogo Nicolás Ciampoli.

De los nadadores seleccionados, sólo Bardach y Naidich conquistaron la marca B y fueron invitados para completar el cupo de la delegación nacional. El resto consiguió su marca A durante esta temporada, a excepción de la cordobesa Berrino quien se aseguró su lugar en diciembre del año pasado. También de Córdoba, Ceballos tuvo una sobresaliente actuación durante el Troféu Maria Lenk este 2017 y se trajo de allí su clasificación, junto a dos nuevos récords argentinos y uno sudamericano. Los santafesinos, por su parte, conquistaron su boleto a Budapest en sendas competencias en Estados Unidos durante las Arena Pro Swim Series: mientras que Grabich lo hizo durante una de las series disputadas en Indianápolis, Grassi se llevó clasificación y récord durante una toma de tiempo oficial en una de las jornadas de competición en Atlanta.

Ya fueron juntos a competir a la última fecha de las Arena Pro Swim Series, en Santa Clara, también tuvieron su preparación en la altura en el centro deportivo mexicano de La Loma y sólo se separaron de vuelta en el país, para ultimar la puesta a punto cada uno con sus entrenadores personales. Cuando vuelvan a juntarse, en una semana, será ya para volar hacia Budapest y empezar a soñar.


Se entregaron los Premios Heracles bajo el cielo del Café Tortoni

Con una transmisión por streaming a todo el país, se realizó ayer la VIII edición de los Premios que galardonó a los nadadores argentinos que quebraron récords nacionales en 2016. Con plusmarquistas premiados desde Córdoba y Mar del Plata, se vivió una fiesta federal con los mejores exponentes de nuestra natación.

Santiago Grassi y su entrenador Adrián Tur reciben el Premio Heracles de la mano de la olímpica Pilar Pereyra, por el récord argentino en los 50 y 100 metros estilo mariposa y la plusmarca en la posta 4×100 metros combinados mixto.

Lo dirán desde Delfina Pignatiello, con sus jóvenes 17 años, hasta el experimentado Marcos Barale, tantas veces capitán de la Selección Argentina de Natación. Si bien el aura mítica del Café Tortoni de la Ciudad de Buenos Aires le daba un marco especial a esta VIII edición de los Premios Heracles de Natación, todos los nadadores que allí estuvieron recibiendo su galardón por haber quebrado algún récord nacional en 2016, desde los risueños menores hasta los juniors que sueñan con adueñarse de un récord absoluto, todos coincidían en lo mismo: la alegría de reunirse en un evento que reconociera, en sus figuras, a la natación nacional.

Y es que de eso se trató la premiación de ayer, que reconocía a los nadadores argentinos que se hicieron de plusmarcas nacionales durante el año pasado. La sala Alfonsina Storni, pasadas las 19, se llenó de menores, cadetes, juveniles y juniors, que desde sus butacas miraban el escenario y admiraban desde cerca a los mayores y a sus récords absolutos. “Es un encuentro distinto con todos nuestros compañeros y amigos de la Selección, que no es ni para un entrenamiento ni para un torneo. Es muy lindo el marco de estar en este lugar, pero ya de por sí vernos sin malla y sin olor a cloro está buenísimo. Y más allá del reconocimiento que siempre se agradece, también me gustó mucho ese ida y vuelta con Mar del Plata y Córdoba y la idea de hacer un evento más de carácter nacional”, reflexionaba Barale minutos después de recibir su premio por el récord argentinos en los 4×50 combinados mixto, posta que integró junto a Agustín Hernández, Macarena Ceballos y Andrea Berrino.

El rosarino le contó al Hall de Honor de la Natación Argentina –asociación civil que instituyó el Premio Heracles en 2009- que manejó en su auto las más de tres horas que separan su Rosario natal con la Ciudad de Buenos Aires, sólo para estar presente en la entrega. Quizás por eso también valoró la puesta que se realizó desde el Tortoni: una transmisión federal que llegó por streaming a todos aquellos interesados en verla y que contó, además, con la participación de Mar del Plata y de Córdoba, con conexiones desde allí que se veían en la premiación principal que conducía el periodista deportivo Gabriel Ganci. Por caso, los cordobeses Andrea Berrino, Virginia Bardach y Santiago Bergliaffa se dieron el gusto de recibir sus premios desde la tierra que los vio nacer, mientras que el marplatense Guido Buscaglia y la necochense María Belén Díaz agradecieron el reconocimiento desde Mar del Plata, la ciudad que los ve entrenarse día a día.

“Celebramos a los nadadores que establecen un nuevo hito en la natación argentina y destacamos su espíritu deportivo y su competitividad como grandes valores. Son ellos los que se preparan día a día para ser mejores deportistas y, por eso, ahora nosotros nos hemos preparado para rendirles este homenaje”, abrió la ceremonia Diana Belohlavek, presidenta del Hall de Honor de la Natación Argentina. Y allí nomás comenzaron a desfilar uno a uno todos los nadadores reconocidos, entre los que se hicieron presentes siete plusmarquistas absolutos: el rosarino Barale, la sanisidrense Pignatiello, la cordobesa Macarena Ceballos, los santafesinos Santiago Grassi y Gabriel Morelli, la porteña Fiamma Peroni y el neuquino Agustín Hernández. Ellos y los demás premiados que asistieron se dieron el lujo de recibir el galardón en manos de otros destacados nadadores argentinos, como Pilar Geijo, Damián Blaum o María del Pilar Pereyra.

Para Grassi fue especial, porque desde hace unos meses está radicado en Alabama, donde estudia y se entrena como representante de la Universidad de Auburn. Y sin embargo, también se alegró por eso mismo que todos sintieron ayer, al posar para la foto con el diploma y el ramo de flores albiceleste: “Que nos hagan un reconocimiento es genial. En Argentina la natación no es un deporte muy popular y que nos reconozcan por estos méritos, que para nosotros son muy importantes pero que quizás la gente no conoce, nos hace crecer como deportistas”.