Joaquín Moreno se prepara para lucirse entre los mejores de aguas abiertas


El joven nadador pampeano Joaquín Moreno tiene en su calendario más próximo dos torneos en Europa que pondrán a prueba su talento como especialista de esta modalidad: en junio disputará en Portugal la tercera fecha de la Copa Mundial de Aguas Abiertas y en julio viajará a Budapest, Hungría, para competir en el Mundial de Mayores de Natación.

Los próximos dos meses serán, sin dudas, los más importantes del año para el nadador pampeano Joaquín Moreno. El nacido en Santa Rosa será parte de dos importantes competencias de aguas abiertas, disciplina en la que desde hace un tiempo viene destacándose: el 24 de junio competirá en los 10 kilómetros de Setúbal, Portugal, por la tercera fecha de la Copa Mundial de Aguas Abiertas, mientras que en julio participará como representante argentino en la misma disciplina durante el esperado Mundial de Natación de Budapest.

“Mi objetivo para el Mundial en Hungría es estar entre los diez mejores”, asegura el nadador del club All Boys de La Pampa. Si bien la disciplina del entrenamiento en aguas abiertas es tan severa como en la natación en pileta, la preparación para competir en largas distancias lo tiene nadando entre nueve y diez kilómetros por turno, considerando que hay días en los cuales entrena por partida doble. Con esa dura labor semanal el nadador de 19 años consiguió su clasificación al Mundial de Budapest, tras finalizar primero en la última fecha del Nacional de Aguas Abiertas que se disputó en Santa Fe y en donde lideró los 10 kilómetros de la prueba con un tiempo de 1.53.39.

Joaquín tiene como referente a Damián Blaum, especialista argentino en aguas abiertas que fuera olímpico en Beijing 2008 y campeón mundial en 2013, y aspira a llegar a ser un nadador olímpico. “Es una bestia como nadador y lo admiro desde chiquito, por todo lo que logró y sigue logrando. Mi sueño es competir en un Juego Olímpico y estoy seguro de que voy a lograrlo en aguas abiertas. Los resultados ahí se me están dando”, explica el discípulo de Huemul Lino, quien disfruta por igual de nadar con y sin carriles. En pileta olímpica, el año pasado estableció el nuevo récord nacional junior en los 400 metros combinados con una marca de 4.40.97.

Esa plusmarca le permitió, además, ingresar en el Hall de Honor de la Natación Argentina, que instituyó el Premio Heracles hace ocho años para reconocer, premiar, difundir y promover a aquellos nadadores que han establecido nuevos récords nacionales. En enero de este año, Joaquín volvió a quebrar ese tiempo, su propio récord nacional de categoría, y ahora sus fuerzas se despliegan todas para abrazar sus próximos objetivos en las duras aguas abiertas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *