Natación


Macarena Ceballos se despidió de Brasil con otro récord argentino

La nadadora cordobesa volvió a lucirse en el torneo Maria Lenk en Río de Janeiro y dejó en claro, con un tiempo de 27.16 en los 50 metros mariposa, lo bien que le sientan los torneos brasileños.

Macarena Ceballos bate histórico Récord Argentino en Brasil en los 50 metros estilo mariposa.

Para dejar en claro la inspiración que le motivan las tierras brasileñas, la nadadora cordobesa Macarena Ceballos se despidió de su participación en el torneo Maria Lenk con otro nuevo récord nacional absoluto, que se suma al que ya había conquistado el martes en su estreno en la competencia. La especialista en pecho registró el viernes un tiempo de 27.16 en los 50 metros mariposa que se ha convertido en la mejor marca argentina de la prueba.

Con su gran marca, la integrante de la Selección Argentina finalizó sexta en la prueba en el certamen disputado en Río de Janeiro, durante su anteúltima jornada de competencia, cuya líder fue la brasileña Daynara de Paula, quien estableció un tiempo final de 26.41. Ceballos, con su registro, se adueñó de la nueva plusmarca nacional, dejando obsoleta la que hasta el viernes le pertenecía a María Belén Díaz, quien había registrado 27.37 el 2 de abril del 2016. Con este nuevo récord, además, la discípula de Gustavo Roldán se convierte en firme candidata a recibir el Premio Heracles del año próximo e ingresar al Hall de Honor de la Natación Argentina, asociación civil constituida para promover la natación que premia, reconoce y difunde a los nadadores que quiebran récords argentinos preexistentes. Este año, por su parte, la nadadora será premiada en la edición actual por sus tres récords conseguidos durante 2017.

Esta excelente marca de la deportista nacida en Córdoba se suma al gran tiempo que había conseguido durante su estreno el martes, en los 100 metros pecho, que le valió también una nueva mejor marca nacional absoluta, con un tiempo de 1.07.76. El registro en la prueba le permitió superar a su compatriota Julia Sebastián, a quien le quebró el récord argentino vigente: la santafesina había conseguido la que hasta el lunes era la mejor marca nacional (1.07.89) el 19/11/2017 durante su participación en el Campeonato Paulista de Natación, también en Brasil.

Vale recordar que en este mismo certamen, el año pasado, Ceballos había conquistado tres nuevas plusmarcas nacionales absolutas, en las pruebas de 50, 100 y 200 metros pecho, y su clasificación al Mundial de Natación de Budapest. La cordobesa, invitada por el equipo brasileño Minas Tenis, también disputó durante esta semana en Brasil la prueba de los 50 metros pecho, donde estableció un tiempo de 31.57. Está claro: si no fuera porque Ceballos se alegra tanto cuando representa a la Selección Argentina, los brasileños, ya acostumbrados a verla brillar en su país, con gusto la invitarían a quedarse en sus tierras.


Agustín Hernández llegó de Brasil con nuevo récord junior y clasificación al Sudamericano

El nadador neuquino brilló el viernes en los 100 metros espalda durante el certamen brasileño Maria Lenk, en Río de Janeiro, y se ganó un lugar en el Campeonato Sudamericano que se disputará en Perú además de lograr establecer una nueva plusmarca.

El neuquino Agustín Hernández se despidió del torneo brasileño Maria Lenk con una sonrisa que vaya si lo motiva de cara a su participación la semana próxima en el Campeonato Argentino de Natación de Mayores: en su estadía en Brasil, el argentino conquistó un nuevo récord nacional junior y, además, consiguió su clasificación al Sudamericano que se disputará este año. Como buen especialista de estilo espalda, el nadador argentino se hizo de ambos méritos en la prueba de los 100 metros espalda con un valioso tiempo de 56.05.

Agustín Hernandez clasifica para el Campeonato Sudamericano en Brasil

“Persevera y triunfarás” podría ser el lema que resumiera, con precisión, la trayectoria del joven Hernández y, especialmente, estos días en Río de Janeiro. ¿Por qué? Porque el deportista del club Alta Barda de Neuquén -que viajó a Brasil en representación de la Selección Argentina- no se había sentido demasiado cómodo durante su debut en la prueba de los 200 metros espalda, el miércoles. Así y todo, el neuquino nunca se desmotivó e hizo valer cada segundo de sus entrenamientos y cada esfuerzo de la preparación para el certamen disputado en el centro acuático que homenajea a la notable nadadora brasileña Maria Lenk.

Así, consiguió la valiosa marca en los 100 metros espalda dos días después de aquel comienzo, durante su última presentación en la competencia carioca. Con un registro de 56.05 y parciales de 27.17 y 28.88 en la final A, Hernández se sorprendió a sí mismo con un tiempo que lo clasificó al Sudamericano de Trujillo, Perú, que tendrá lugar en octubre de este año. Y que, como si fuera poco, estableció un nuevo récord de la categoría junior para la prueba, quebrando así la plusmarca anterior que le pertenecía, casualmente, a él mismo. El 10 de mayo del año pasado, el nadador había conquistado el mejor tiempo entre sus pares argentinos con un registro de 56.17.

Con este nuevo récord, el discípulo de Sebastián Rearte se convierte en firme candidato a recibir el Premio Heracles del año próximo e ingresar al Hall de Honor de la Natación Argentina, asociación civil constituida para promover la natación que premia, reconoce y difunde a los nadadores que quiebran récords argentinos preexistentes. Este año, por su parte, el nadador será premiado en la edición actual por aquel récord conseguido en 2017.

“Me sentí bien durante la prueba y salí muy feliz por quedar tan cerca de los 55 segundos. Ya me había sentido bien a la mañana, en la eliminatoria, y fue lindo bajar la marca en la final. La verdad es que no la corrí pensando en el récord ni en la clasificación. Es más, me enteré después de ambas cosas y me puse muy contento”, cuenta el neuquino con alegría, en diálogo con el Hall de Honor de la Natación Argentina. Es satisfactorio, explica Hernández, sentir que el esfuerzo ha valido la pena: “Este año, después de concentrar con la Selección, me fui a Santa Fe a entrenar unas semanas y, por eso, fue muy lindo sentir que el haber estado lejos de casa más de un mes dio sus frutos. Además, poder rendir en un torneo como el Maria Lenk deja sensaciones muy buenas porque se juntan todas las emociones con los nervios y la ansiedad”.

Hernández, que también participó en Brasil en las pruebas de 50 y 200 metros espalda, ya se encuentra en Buenos Aires y espera con ansias un merecido pero breve descanso, porque ya el miércoles arranca un nuevo torneo que lo tendrá como protagonista: el Argentino de Mayores, que se disputará en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El neuquino, que lucha, persevera y triunfa, ya piensa en lo que se viene: “Vamos a ver cómo me siento. Ahora sólo tengo en mente descargar un poco y esperar que llegue el torneo, pero la verdad es que estaría bueno mejorar lo que hice acá en Río”.


Macarena Ceballos bate récord argentino en los 100 metros pecho en Brasil

La nadadora cordobesa quiere cristalizar lo que ya parece un clásico: sus plusmarcas en torneos brasileños. Así como el año pasado cosechó tres en el mismo certamen, el lunes volvió a lucirse en el Maria Lenk y estableció nueva mejor marca nacional en los 100 metros pecho.

La cordobesa Macarena Ceballos bate nuevo récord argentino en los 100 metros estilo pecho en Brasil.

Para no perder la costumbre, la cordobesa Macarena Ceballos volvió a lucirse durante su presentación en el certamen brasileño Maria Lenk y, al igual que el año pasado, conquistó un nuevo récord argentino absoluto en la prueba de los 100 metros pechos: con un tiempo de 1.07.76, la nadadora nacional quedó en la segunda colocación durante la final en Brasil y se adueñó de una nueva plusmarca en su estilo preferido.

Durante la primer jornada de competencias, la oriunda de Río Cuarto volvió a dejar en claro que el certamen disputado en Río de Janeiro le sienta más que bien. Vale recordar que allí, el año pasado, Ceballos conquistó tres nuevas plusmarcas nacionales absolutas, en las pruebas de 50, 100 y 200 metros pecho (siendo esta última además récord sudamericano), y su clasificación al Mundial de Natación de Budapest. Este año, la cordobesa no quería quedarse atrás de sus logros del 2017 y así fue que, en la final de los 100 metros pecho (pileta olímpica), tuvo una destacadísima participación, que le valió un nuevo récord en la prueba, con parciales de 00.31.71 y 00.36.05.

Y aunque el registro no le permitió ser la mejor de la prueba (el oro se lo llevó la talentosísima lituana Rūta Meilutytė, oro en Londres 2012, al marcar 01.07.35), el segundo puesto le permitió superar en todos los sentidos a su compatriota Julia Sebastián, quien finalizó tercera con un tiempo de 1.07.93 y a quien le quebró además el récord argentino vigente de la prueba. La santafesina había conseguido la que hasta el lunes era la mejor marca nacional (1.07.89) el 19/11/2017 durante su participación en el Campeonato Paulista de Natación.

Ceballos, invitada por el equipo brasileño Minas Tenis, no finalizó todavía su participación en Brasil. Aún le quedan dos pruebas para volver a lucirse en pecho: los 50 metros, cuya final disputará esta tarde, y los 200, que la tendrán el sábado como protagonista de la última jornada del torneo carioca.


Los nadadores argentinos copan el Maria Lenk

18 de los mejores nadadores argentinos se dieron cita en el tradicional Troféu Maria Lenk: algunos compiten en representación de la Selección Nacional y otros fueron invitados por equipos brasileños para sumar calidad a sus delegaciones. La cita competitiva tendrá lugar en la pileta olímpica del Maria Lenk Aquatics Centre en la Barra da Tijuca en Rio de Janeiro entre el 17 y el 21 de abril.

Integrante de la Selección Argentina, Nicolás Deferrari se medirá con los mejores nadadores de la región en el Troféu Maria Lenk en Rio de Janeiro.

El Troféu Maria Lenk es, sin dudas, uno de los torneos brasileños más importantes y la presencia argentina allí, incluso para ellos mismos, es casi un requisito indispensable. Como no podía ser de otro modo y al igual que los últimos años, una delegación argentina dice presente en el certamen disputado desde el lunes en el parque acuático que lleva el nombre de la reconocida nadadora de Brasil.

De los argentinos que se encuentran en el Maria Lenk, hay integrantes de la Selección nacional y también hay un grupo de destacadas nadadoras de nuestra tierra que viven, se entrenan en Brasil desde hace algún tiempo y compiten por equipos locales y otras que directamente fueron invitadas por clubes de allí para sumar calidad en pruebas donde Brasil no se destaca especialmente. Dentro del primer grupo se encuentran -a cargo de Raúl Araya, jefe de equipo nacional- Gabriel Morelli, Guillermina Ruggiero, Jeniffer Oliveira López, Lola Cantera Aruanno, Mayra Arce Pérez, Iara Ehrlich, Guido Buscaglia, Agustín Hernández, Nicolás Deferrari, Nicolás Greco, Federico Ludueña y Kevin Díaz Wurg.

Por su parte, representan a equipos brasileños las siguientes nadadoras argentinas: Andrea Berrino (invitada por el club Unisanta), Virginia Bardach (por Corinthians), Macarena Ceballos (por Minas Tenis Clube) y Julia Sebastián, Ana Belen Presumido y Florencia Perotti, quienes viven actualmente en el país vecino (compiten por Unisanta, GNU y Pinheiros, respectivamente). Sea porque viven y compiten en Brasil, porque son promesa y presente de la Selección o porque destacan tanto que fueron invitados a competir por equipos brasileños, los nadadores argentinos se medirán con los mejores nadadores sudamericanos en el legendario Troféu Maria Lenk.


Geijo ingresará al Salón de la Fama Internacional de Aguas Abiertas

La tetracampeona mundial de aguas abiertas será galardonada mañana en Londres con su inscripción en el selecto hall de notables de todo el mundo en pruebas acuáticas de largo aliento. Con su reconocimiento, ya son 11 los argentinos que lo integran.

La tetracampeona mundial de aguas abiertas, Pilar Geijo ingresa al Hall de la Fama de la Natación en Londres.

Para despedir este mes de marzo en el que se coronó cruzando el Río de la Plata con nuevo récord el mismísimo Día de la Mujer, la argentina tetracampeona mundial de aguas abiertas, Pilar Geijo, se dará un lujo que soñó toda su vida: mañana ingresará al Hall de la Fama Internacional de Natación de Aguas Abiertas durante una ceremonia en Londres en la que será reconocida junto a otros nadadores del mundo.

La nadadora nacida en Boedo será galardonada mañana como parte de un selecto grupo de 14 nadadores, entre hombres y mujeres, a los cuales el Salón de la Fama Internacional de Aguas Abiertas (IMSHF, por sus siglas en inglés) decidió premiar con el meritorio reconocimiento tras su sostenida y destaca trayectoria en las pruebas acuáticas de largo aliento. Geijo, que será la única premiada de Latinoamérica junto a la brasileña Poliana Okimoto, concretará así su inscripción como parte del honorable Salón de la Fama, que fue anunciada en octubre del año pasado.

La nadadora argentina, que comenzó su año con un quinto puesto en la Santa Fe-Coronda por el Grand Prix de la FINA (su tiempo fue de 7h58m43s55 para el recorrido de 57 kilómetros en los que resultó vencedora Cecilia Biagioli), será reconocida por la notable trayectoria que la ha convertido desde hace un tiempo en una de las deportistas más destacadas de nuestro país. Geijo, que hoy es la titular de cuatro títulos del mundo en su disciplina, conquistados en 2010, 2011, 2014 y 2015, recuerda que tenía 13 años cuando compitió por primera vez en una prueba internacional de aguas abiertas, realizada en San Antonio de Areco. Entre sus logros más destacados, su biografía registra cuatro victorias en la travesía del Lago St-Jean, en Canadá (en 2010, 2011, 2014 y 2015), seis títulos en los míticos 88 kilómetros de la Maratón Hernandarias-Paraná, además de haber resultado subcampeona del Grand Prix de la FINA de Aguas Abiertas en 2009, 2012 y 2016.

Las vivencias en el agua, luego de tanta historia acuática, vaya si son muchas. “A lo largo de tantos años me han pasado cosas muy diversas… Recuerdo haber nadado llorando y me ha pasado también de recordar cosas, en pleno nado, que no recordaba hacía años. También hay un momento, y sobre esto hemos hablado con mis compañeros, en el que entrás en un estado indescriptible, una especie de trance del que luego no recordás nada y en el cual el tiempo se pasa muy rápido. Son experiencias que solamente comprendemos quienes hemos pasado por esto”, explicó hace poco la talentosa nadadora en diálogo con el Hall de Honor de la Natación Argentina, asociación civil constituida para promover la natación que premia, reconoce y difunde a los nadadores que, como ella, quiebran récords argentinos preexistentes.

Geijo se sumará desde mañana a la dorada legión de diez nadadores y nadadoras argentinos que llevan escrito su nombre en el Salón de la Fama Internacional de Aguas Abiertas. La deportista de 33 años se sumará a Antonio Abertondo, Alfredo Camarero, Pedro Candiotti, Silvia Dalotto, Diego Degano, Lilian Harrison, Horacio Iglesias, Carlos Larriera, Gustavo Oriozabala y Claudio Plitt, para conformar quizás uno de los mejores equipos que la historia argentina de esta disciplina pueda imaginar. Quizá con su aguda determinación y su voluntad de oro, Geijo sí pudo imaginarse entre ellos, hace tiempo y a sus 16 años, cuando posó para que la lente de su papá la fotografiara junto a la escultura del grandioso Mark Spitz durante una visita a este mismo Salón de la Fama. Aquel día, recordaría su padre, Geijo decidió que ganaría un título mundial. Quizás sólo le faltó precisar, a aquella soñadora adolescente, si acaso existiría techo alguno para este presente de tanta gloria merecida.


Pilar Geijo bate récord en el cruce a nado del Río de la Plata en el Día de la Mujer 1

La nadadora porteña logró cruzar exitosamente el Río de la Plata en un tiempo de nueve horas y 33 minutos que se estableció desde ayer como la nueva plusmarca oficial. “Cuando me di cuenta de que iba a bajar las doce horas del récord vigente, intenté ir por el de varones que Damián Blaum estableció hace unas semanas”, cuenta la apasionada tetracampeona mundial de aguas abiertas, que estableció un nuevo récord absoluto femenino en el cruce y que quedó a sólo 27 minutos de la mejor marca masculina.

En el Día Internacional de la Mujer, Pilar Geijo impone un nuevo récord en el Cruce del Río de la Plata tras nadar 9 horas y 33 minutos para unir las costas de Uruguay y Argentina. Fotos: Lucas Rivet (Asociación Cruce a Nado Río de la Plata).

En el Día Internacional de la Mujer, Pilar Geijo, la nadadora argentina tetracampeona del mundo en aguas abiertas, se dio el gusto de homenajearse a sí misma y a todas las mujeres con un logro de superación personal y deportiva: haber cruzado el Río de la Plata en nueve horas y 33 minutos, lo que además le permitió establecer un nuevo récord oficial de mujeres y quedar apenas a 27 minutos de la plusmarca absoluta del desafío.

La representante de River Plate llegó ayer a Punta Lara pasadas las cuatro de la tarde y sólo con verle la sonrisa quedaba claro que el cruce perfecto que tenía en su cabeza desde hace varios meses era una realidad. Aunque ayer no hubo festejo, por el cansancio y porque también los que cruzan a nado de un país a otro se llevan su rato en Migraciones, la destacada deportista se dio el lujo de abrazar a quienes más quiere apenas pisó tierra firme. Allí la esperaban papá Mario –quien siempre la acompaña en un bote durante las competencias y se encarga de su hidratación, pero ayer no había podido ser de la partida-, mamá Adriana –quien ayer venció sus miedos y se metió entre las olas a recibir a su hija- y la sobrinita Nina, quien con menos de un año aún no comprende del todo lo grandiosa que es su tía.

“El primer tramo tuve mucho viento a favor y eso me ayudó bastante. Las últimas horas sí fueron más traicioneras porque el viento era fuerte y nos alejaba de la costa, así que calculo que en esa parte me demoré más de lo que imaginaba. Con mi equipo teníamos un GPS encima, así que siempre estuve al tanto del tiempo y la distancia que me faltaba. Ya para la mitad de la carrera imaginaba que, como máximo, iba a tardar diez horas y, para mantenerme entusiasmada, consciente de ya iba a bajar las doce horas del récord vigente, intenté ir por el de varones que Damián estableció hace unas semanas”, cuenta la titular de cuatro títulos del mundo en su disciplina, conquistados en 2010, 2011, 2014 y 2015. “No atravesé ningún momento demasiado difícil. La realidad es que, al no ser una carrera tradicional, hay un montón de factores que no aparecen: el nerviosismo, lo imprevisto, la dependencia de los movimientos del pelotón, las estrategias inmediatas para responder a eso… Acá siempre era yo quien manejaba el ritmo y en ese sentido fue todo más relajado, aunque también por eso tenía el condimento de que era un poco más aburrido. Supongo que, por eso, fantaseé con la idea de conseguir el récord absoluto. En definitiva, mi objetivo era hacer el menor tiempo posible para nadar lo menos posible también”, agrega Geijo, entre risas.

Pilar Geijo luego de la gran hazaña vuelve a la pileta y se prepara para sus próximas Clínicas de Natación en Mallorca, España.

Aunque la felicidad de haberse adueñado de un nuevo récord –tras bajar las 12h6m que Noelia Petti había registrado en 2014- se concretó para Geijo una vez que terminó de nadar los 42 kilómetros que separaban Colonia, Uruguay, de Punta Lara, en Ensenada, lo cierto es que en su cabeza ya se imaginaba en un tiempo parecido. “Antes de nadar, ya tenía la referencia del registro que había conseguido Damián (Blaum, que cronometró nueves horas y seis minutos), así que suponía que, si nadaba fuerte como siempre y no tenía ningún problema, iba a finalizar mi carrera entre 30 y 40 minutos más que su tiempo, ya que habitualmente esa es la diferencia cuando corremos juntos. Además, tuve como capitán en este cruce a Jorge Conte, que es un especialista en esta ruta y, con sus conocimientos náuticos, nos llevó por el mejor recorrido y siempre buscando las mejores corrientes. Con él a mi lado, sabía que tenía una gran ventaja”, analiza Geijo. Con la nueva plusmarca, la deportista de 33 años se convierte en firme candidata a recibir el Premio Heracles del año próximo e ingresar al Hall de Honor de la Natación Argentina, asociación civil constituída para promover la natación que premia, reconoce y difunde a los nadadores que quiebran récords argentinos preexistentes.

Es probable que la nadadora nacida en Boedo todavía no sea del todo consciente del logro conquistado, de la plusmarca que la une desde ahora al Río de la Plata, y hasta de la coincidencia de haberlo logrado el Día Internacional de la Mujer. Lo que sí se imagina es que esta experiencia, como tantas otras de su carrera deportiva, ha de ser inspiradora para muchas mujeres y muchos varones en sus luchas diarias. “Empecé a notar que había quienes me tomaban como ejemplo, como inspiración, cuando arranqué a dar charlas y clínicas y también cuando escribo posteos en Facebook, donde me gusta explayarme y contar mis emociones tras las competencias. Mucha gente me escribe y me cuenta que la he ayudado a superar miedos u otras sensaciones, y eso me hace tan feliz como responsable de lo que hago y transmito”, reflexiona Geijo, con alegría… y ahora también con un nuevo récord argentino que lleva su nombre.


Aguas Abiertas: En el Día de la Mujer, Pilar Geijo buscará cruzar el Río de la Plata a nado

Pilar Geijo, tetracampeona mundial del circuito de aguas abiertas, buscará dejar su huella este Día Internacional de la Mujer con un desafío de los grandes: cruzar el Río de la Plata, desde Colonia hasta Punta Lara, y bajar el récord vigente de la prueba, de 12 horas y 6 minutos.

Pilar Geijo en su preparación de doble turno para el Cruce del Río de la Plata, en la pileta olímpica del Parque Sarmiento, en Buenos Aires.

Que hoy es un día importante para las mujeres argentinas es más que obvio, en medio de estos tiempos revolucionados por la lucha femenina en pro de igualdad de derechos y oportunidades. Y entre las luchas cotidianas de muchas mujeres que hoy se resignifican en su día se encuentra la de la destacada nadadora argentina Pilar Geijo, quien justamente buscará cumplir un objetivo personal en el Día Internacional de la Mujer: la cuatro veces campeona mundial de aguas abiertas se lanzará a cruzar el Río de la Plata, desde Colonia hasta Punta Lara, e intentar culminar el recorrido de 42 kilómetros en menos de 12 horas, para marcar un nuevo récord del épico cruce.

“Si bien no estuvo pautado hacer el cruce el Día de la Mujer, no creo tampoco que haya sido una casualidad que se terminara dando en esta fecha porque siempre me comprometí con la pelea por la igualdad entre la mujer y el varón -reflexiona la nadadora porteña-. En ese sentido, me hace completamente feliz ir por mi desafío este día. Soy una gran luchadora y siempre he batallado por conseguir un perfil de mujer que es el que más me gusta: una mujer independiente, autosuficiente, que se genere sus propios medios, que se pueda desarrollar intelectual y socialmente, dueña de sus propias ideas y de su economía. Esa es la mujer que siempre me gustó y que siempre quise ser, así que nadar mañana es súper motivador para mí”.

Para la deportista de 33 años el cruce en sí mismo es un desafío, que además le ofrece la posibilidad de concluir la prueba en Buenos Aires y de tener un final rodeada de gente querida, una postal no habitual en medio del calendario de competencias al que está acostumbrada. En ese contexto, intentar quebrar el récord vigente es una motivación extra para Geijo, quien buscará quebrar la marca de Noelia Petti, quien hace cuatro años nadó la misma distancia en un tiempo de 12 horas y 6 minutos. El tercer condimento especial para la representante de River Plate lo aporta la modalidad de este desafío: para ella, será la primera vez que deberá nadar sola durante toda la competencia, sin los clásicos rivales que enfrenta en las pruebas tradicionales.

“Es rara la sensación. Nunca nadé sin competir. En algún punto, la tranquilidad que tengo es muchísimo mayor, porque al hecho de sólo nadar no le veo mucha complejidad… Acá no tendré que hacer piques ni estar pendiente de mis competidores. Y, en ese sentido, todo eso te da temor, porque, justamente, la motivación parte de que se trata de una competencia. Veremos cómo se da, la realidad es que estoy muy confiada y tranquila”, explica la nadadora, que finalizó quinta en la reciente Santa Fe-Coronda, con un registro de 7h58m43s55, tras los 57 kilómetros de recorrido en los que resultó vencedora Cecilia Biagioli.

A horas de su nuevo gran desafío, Pilar Geijo en Uruguay, en la cuenta regresiva para su nuevo sueño: 42 kilómetros de nado para unir las costas de Colonia y Punta Lara.

“Lo más difícil de manejar es el aburrimiento. Nadar 12 horas es un montón… Por eso es fundamental, en nuestro deporte, que te guste lo que hacés: es muy difícil sostener algo durante 12 horas si no te gusta. La idea de unir dos países, algo que nunca hice, me entusiasma un montón, más allá de que yo también tomo la natación como mi trabajo, porque efectivamente lo es. Creo que la clave para este tipo de pruebas es que te diviertas”, resume la deportista argentina, antes de expresar su alegría por el cruce exitoso que su compañero de entrenamiento, Damián Blaum, realizó hace unas semanas con idéntico recorrido.

Como antecedente de sus carreras más extensas, Geijo recuerda su buen paso por la mítica Hernandarias-Paraná, la carrera más larga del mundo, de 88 kilómetros de recorrido. “Aquella competencia la gané seis años seguidos, un récord que nadie más logró”, revela, con alegría, la nadadora de 33 años, en diálogo con el Hall de Honor de la Natación Argentina, asociación civil constituida para promover la natación que premia, reconoce y difunde a los nadadores que quiebran récords argentinos preexistentes.

La peculiaridad de la natación en estas pruebas de largo aliento es difícil de explicar para sus exponentes y, sin dudas, un gran misterio para los que intentan comprenderla desde afuera del agua. ¿Cómo es posible sostener un esfuerzo físico y mental durante tanto tiempo? “Cuando te sentís bien es mucho más fácil todo. El tema es cuando no te van saliendo las cosas… Aunque, justamente, de eso se trata: incluso en las carreras que he ganado he tenido pensamientos negativos. Hay un momento de la competencia en que todo pareciera ser una conversación con uno mismo. A lo largo de tantos años me han pasado cosas muy diversas… Recuerdo haber nadado llorando y me ha pasado también de recordar cosas, en pleno nado, que no recordaba hacía años. También hay un momento, y sobre esto hemos hablado con mis compañeros, en el que entrás en un estado indescriptible, una especie de trance del que luego no recordás nada y en el cual el tiempo se pasa muy rápido. Son experiencias que solamente comprendemos quienes hemos pasado por esto”, describe Geijo, con la simpatía que la caracteriza.

Gracias al apoyo de sus sponsors, en especial Weber Saint Gobain, la nadadora nacida en Boedo le dará a su cruce un significado solidario y no sólo deportivo. Por iniciativa de ella misma, la empresa que la acompaña se comprometió a mejorar la infraestructura del club Monasterio, del barrio homónimo de La Plata, justamente el lugar de la llegada. De esas huellas, las deportivas y las que dejan algo en los demás, hablaba Geijo cuando definía el perfil de mujer que la inspira. Quizás sin darse cuenta de que su propio camino, forjado a base de esfuerzo y voluntad, ha de ser la inspiración para el que muchas otras mujeres se animan a emprender.


Morelli regresó al país con un nuevo récord absoluto

El nadador santafesino se destacó en su debut en las Pro Swim Series desarrolladas en Atlanta y conquistó la plusmarca argentina en los 200 metros pecho en pileta larga, con un tiempo de de 2m14s08.

Gabriel Morelli establece un nuevo récord argentino en tierras estadounidenses.

En San Justo, Santa Fe, sobran los motivos para comenzar el año de la mejor manera y a puro entusiasmo: Gabriel Morelli, hijo pródigo de la ciudad y destacado nadador argentino, regresó ayer al país tras haber conquistado un nuevo récord argentino absoluto en la prueba de los 200 metros pecho, durante un GP realizado en Estados Unidos, que lo convierte en el rey de la especialidad en nuestro país, con plusmarcas a su nombre tanto en pileta corta como en olímpica. “Estuve muy cerca de conquistar este récord en tres ocasiones, antes de esta actuación, así que había que hacerlo sí o sí para sacarme ese estrés de encima. Estoy muy contento de haberlo conseguido: es un certificado de que venimos haciendo las cosas bien”, reflexiona el nadador santafesino, que bajó la marca vigente con un tiempo de 2m14s08 durante su participación en las TYR Pro Swim Series en Atlanta.

Lo cierto es que vale la pena repasar el contexto para comprender la conquista del representante de Unión en su magnitud real: la prueba de los 200 metros pecho en las series disputadas en Atlanta significaba para el nadador argentino su primera participación en un grand prix en Estados Unidos, nación élite del deporte cuyas competencias tienen un altísimo nivel garantizado. Como parte de ese desafío, a Morelli le tocó enfrentarse en la piscina con algunos de los rivales más destacados del mundo, especialistas de la prueba, como Josh Prenot, el norteamericano que fue medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Río 2016 y que ostenta el récord absoluto de su país. En ese contexto, ni más ni menos, se dio el estreno del santafesino en las aguas estadounidenses. Y allí, en una prueba de carácter, conquistó el nuevo récord argentino de la prueba.

El jueves, durante la clasificación de los 200 metros pecho, Morelli se despachó con un tiempazo de 2m14s08 que lo dejó a sólo 40 centésimas de clasificar a la final A. Ese registro inmediatamente se convirtió en la nueva plusmarca nacional absoluta de la categoría, dejando atrás la marca de 2m15s55 que Facundo Miguelena había establecido el 18 de mayo de 2014. Y si bien en la final B, realizada el mismo día por la tarde, Morelli registró 2m15s19, también ese tiempo le habría bastado para alzarse con el nuevo récord.

El santafesino consigue un nuevo récord en la ciudad de Atlanta en la prueba de los 200 metros estilo pecho.

“Deportivamente, fui con mucha confianza. Vos llegás ahí y te encontrás con una pileta de dimensiones que en Argentina no tenemos, descubrís un evento gigante y súper organizado, ves el mejor nivel de competencia… Nunca te va a faltar nada ni va a fallar algo. Es muy lindo competir en esas condiciones”, asegura Morelli, luego de la aventura y ya en Santa Fe. “Sabía que mi serie estaría compuesta por el subcampeón olímpico, el campeón mundial y olímpico en 200 metros combinado y varios podios mundiales en 200 metros pecho, así que tenía en claro que iban a nadar muy fuerte y que yo tenía que aguantar y tratar de ir al ritmo que ellos iban -recuerda el argentino-. En algún punto, uno se siente sin tanta presión, porque los que la tienen son ellos, que son los mejores… Uno está un escalón debajo, es así, no voy a compararme con un campeón mundial, más allá de que competimos y realmente estuvo muy parejo. Hay un montón de cosas que manejar en los dos minutos que dura la carrera y es necesario estar 200% concentrado en lo que uno tiene que hacer, sin fijarse tanto en lo que hacen los demás”.

La alegría del santafesino se refleja en sus palabras. Y motivos sobran. En su primera incursión en una serie en el país del Norte, Morelli tuvo una destacada actuación y se trajo al país un nuevo récord absoluto. Tal plusmarca, además, le permite ingresar al Hall de Honor de la Natación Argentina y convertirse en firme candidato a recibir el Premio Heracles del año próximo, galardón que, en vísperas de su novena edición, premia, difunde y promueve a aquellos nadadores que han establecido nuevos hitos en la natación nacional.

Y eso no es todo para el argentino, entrenado por Adrián Tur y Diego Garbarino y dirigido en su preparación física por Sebastián Villalba y Alejo Rodríguez. Con su marca en los 200 metros pecho y su mejor tiempo en los 100 metros pecho -1m02s15, dos días después-, Morelli consiguió su marca A para los Juegos Panamericanos del año próximo y para el Sudamericano de este año, que se disputará en Octubre en Trujillo, Perú.

“Un récord es histórico y tener estos dos es una alegría, porque quiere decir que venimos haciendo las cosas bien. De algún modo, uno se siente como el líder de la prueba. Es como que se va forjando una identidad cada vez que se corre”, reflexiona Morelli, quien ostenta las plusmarcas nacionales absolutas en los 200 metros pecho en pileta de 25 y 50 metros, con la sonrisa de quien sabe abrirse camino a pura brazada.


Damián Blaum hace historia: “En un nado de nueve horas se te pasa toda tu vida por la cabeza”

El nadador porteño Damián Blaum ya piensa en sus próximos objetivos de este 2018, tras haber cruzado exitosamente el Río de la Plata en un tiempo de 9h06m que mejoró una plusmarca que tenía 25 años de vigencia.

Damián Blaum se abraza con su esposa Esther y su hija Gala tras llegar a la costa argentina, tras 42 kilómetros de nado y establecer un nuevo récord absoluto en el Cruce del Río de la Plata.

Luego de ver el abrazo que, hace poco más de dos semanas, Damián Blaum le dio a su mujer y a su pequeña hija tras haber conseguido cruzar exitosamente el Río de la Plata en un tiempo que quebró un récord vigente desde hace 25 años, la historia contrafactual se preguntaría qué habría sido de ese abrazo, del nuevo récord y de la vida misma de Damián si el día en que optó por sumergirse en la natación en aguas abiertas hubiera tomado un camino alternativo. Lo curioso es que el destino y la historia parecerían haberse puesto de acuerdo para que Blaum se convirtiera en uno de los grandes nadadores de esta disciplina en nuestro país. De otro modo, parece difícil explicar cómo hace 25 años, cuando el nadador Gustavo Oriozabala instauró la plusmarca que el representante de River quebró el último 17 de febrero, la vida de Damián Blaum comenzaba a inclinarse por fuera de las piletas. “Recuerdo que aquel año, el ‘93, me tocó competir en un campeonato nacional infantil en el que, si la memoria no me falla, no tuve muy buenos resultados. Aquel momento fue uno de los primeros en los que me empezaba a plantear la posibilidad de dedicarme a nadar en aguas abiertas”, recuerda el deportista de 36 años. Tan sólo cuatro años después, Blaum compitió por primera vez en aguas abiertas. Y un cuarto de siglo más tarde, ya vencedor en tres de las grandes competencias del circuito FINA (Santa Fe-Coronda 2017, Capri-Nápoles 2010 y 2015 y Hernandarias-Paraná 2007, 2009 y 2010), campeón mundial en 2013 y olímpico en Beijing 2008, nadó el río más ancho del mundo -42,2 kilómetros, de Colonia a Punta Lara- en un tiempo de nueve horas y seis minutos que superó por más de una hora aquel récord de 1993.

“Este cruce era un desafío personal para mí -explica el nadador porteño-. Además, era mi primera vez nadando solo y sin rivales y eso lo hacía más especial. Por suerte se dio un lindo cruce, pero no me imaginaba que iba a tener tanta repercusión: eso me hace feliz porque suma mucho para mi trabajo y además difunde la natación de aguas abiertas en nuestro país, que es algo muy importante para mí”.

La realidad de encontrarse solo en el agua es totalmente diferente a la situación de competencia habitual y no es un factor menor a la hora de aventurarse en un desafío como el que realizó Blaum. “Nadar solo no es un detalle menor. Personalmente, me entreno para el circuito mundial en el que compito y busco ganarle a otros rivales, mientras que acá ganar es lograr un cruce exitoso. La sensación es completamente distinta: cuando hay rivales, uno centra muchísima energía y presión en lo que harán los otros, hay mucha más incertidumbre, no sabes cómo estará el otro ni cómo se desarrollará la prueba, únicamente podés imaginar… En este caso, yo tenía claro mi trabajo, mi objetivo y qué era lo que tenía que hacer: sólo me quedaba esperar que se diera un buen dia y que tanto la naturaleza como el río me trataran bien. Son como dos deportes distintos. Una cosa es competir y otra cosa es un desafío personal como este, donde no hay muchas vueltas: o lo conseguís, o fallás”, reflexiona el nadador argentino.

Damián entrena doble turno en la pileta olímpica del Centro Nacional de Alto Rendimiento como preparación para sus competencias de largo aliento en aguas abiertas.

El ganador de la clásica Santa Fe-Coronda el año pasado asegura que no esperaba superar prácticamente por una hora y media el récord vigente hasta su propio cruce, pero lo cierto es que -como parte de su entrenamiento habitual para el Circuito Mundial de la FINA- desde mediados de septiembre del año pasado comenzó a prepararse para hacer realidad su gran tiempo de nueve horas y seis minutos. “No me preparé especialmente para esta carrera, pero sí la había centrado dentro de mis prioridades del año y quería hacerlo bien delante de tanta gente que me alienta y me iba a esperar en mi llegada a Buenos Aires. Mi deseo era hacer un buen cruce, porque uno no siempre tiene la posibilidad de nadar cerca de casa y de la gente que quiere”, afirma el deportista, quien semanalmente nada entre 80 y 90 kilómetros repartidos en diez sesiones de dos horas y media.

Ni siquiera la suspensión del cruce sufrida tres días antes, habiendo incluso iniciado la prueba y recorrido gran tramo en el agua, lo hizo tambalear en sus objetivos durante el segundo intento, el sábado 17 de febrero. “La suspensión fue un golpe muy duro y un error increíble, pero hubo una muy rápida reacción de los organizadores y eso ayudó a que yo pudiera centrarme nuevamente en mí y no cargarme de energía negativa”, recuerda Blaum.

Al llegar a Punta Lara y luego de abrazar a su pequeña hijita y a su mujer, la también nadadora (y su entrenadora) Esther Núñez, fue consciente de la nueva plusmarca que estaba en sus manos y de los 25 años de un récord que acababa de hacer añicos. Quizás, ni siquiera se detuvo a pensar qué era de su vida un cuarto de siglo atrás, cuando empezaba a considerar animarse a salir de la pileta y dedicarse de lleno a las pruebas acuáticas de largo aliento. “Fueron muchas cosas las que me hicieron volcarme a la natación en aguas abiertas -rememora Blaum-. Recuerdo haber descubierto que, como nadador, yo tenía un techo en la natación de pileta: nunca fui un tipo talentoso, ni técnica ni físicamente. Mi gran virtud ha sido siempre mi cabeza y yo sabía que, en este tipo de pruebas, la pelea era contra la naturaleza y contra uno mismo. En esta disciplina, lo mental es fundamental: si llegás con una cabeza floja a una carrera de ocho horas, no tenes nada que hacer”.

El próximo desafío para el destacado nadador argentino será la prueba del Lac St. Jean, en Canadá, el próximo 28 de julio, segunda etapa del UltraMarathon Series FINA 2018. En la primera competencia del certamen, la Santa Fe-Coronda, realizada a principios de febrero y donde resultó vencedor el cordobés Guillermo Bértola, Blaum no logró finalizar la prueba. Lo cierto es que, más allá de las siguientes fechas por la Copa del Mundo, el argentino planea cerrar el 2018 con otra hazaña: cruzar el Canal de Beagle, donde la verdadera dificultad es atravesar el estrecho en aguas de bajísima temperatura. La clave, como asegura el propio Blaum, estará en preparar la cabeza para ganar este juego mental que significa cada prueba de aguas abiertas: “En una carrera tenés tiempo para pensar en todo, desde quién te mandó a estar nadando acá hasta qué necesidad hay de sufrir tanto… Se te pasa toda tu vida por la cabeza en un nado de nueve horas. Es como un juego mental, en el que aparecen un montón de imágenes negativas y dolores de todo tipo, pero lo importante es que te da la posibilidad de salir fortalecido después de haber sido capaz de superar todo eso”.


El Campeonato República cerró en el CeNARD con ocho marcas A para los YOG 2018 y con nueve nuevos récords nacionales juveniles

El certamen de juveniles y juniors culminó ayer con cuatro nadadores que alcanzaron el tiempo clasificatorio para los próximos Juegos Olímpicos Juveniles y con una más que generosa cosecha de plusmarcas argentinas de categoría.

El campeonato república arrojó 8 marcas A para los Juegos Olímpicos de la Juventud y 9 récords nacionales. PH: Hall de Honor de la Natación Argentina / Fabricio Di Dio

El Campeonato República de Juveniles y Juniors que se desarrolló desde el miércoles en el CeNARD de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires culminó ayer tras cuatro jornadas en las cuales, de manera libre y gratuita, fue posible disfrutar de lo mejor de la natación joven argentina. El certamen, que era el primero del año clasificatorio a los Juegos Olímpicos de la Juventud que Buenos Aires albergará este 2018, cosechó ocho marcas A que los nadadores Delfina Pignatiello, Juan Ignacio Méndez, Sol Bertotto y Julieta Lema conquistaron para asegurarse su participación en el evento olímpico. Además, hubo nueve nuevos récords nacionales juveniles para coronar un certamen a puro logro, medalla y plusmarca.

Como no podía imaginarse de otro modo, la figura más destacada del certamen no fue otra que la joya de la natación nacional, la nadadora sanisidrense Delfina Pignatiello, quien cerró su participación en el República con marcas A para los YOG 2018 en todas las pruebas en las que compitió (100, 200, 400 y 800 metros libre) y además se dio el lujo de batir dos récords nacionales juveniles. La representante de la Municipalidad de San Isidro se coronó campeona con los siguientes registros durante el certamen realizado en el natatorio Jeannette Campbell del centro ubicado en el barrio de Núñez: 2m00s61 en los 200 metros libre, con récord incluido; 4m09s85 en los 400 metros libre; 8m38s82 en los 800 metros libre; y 56s88 en los 100 metros libre, con récord incluido.

Además de la discípula de Juan Carlos Martín, los otros juveniles argentinos que consiguieron su marca clasificatoria A para los Juegos Olímpicos de la Juventud fueron Juan Ignacio Méndez, Sol Bertotto y Julieta Lema. El porteño Méndez, representante de Natación de la Sociedad Alemana de Gimnasia de Villa Ballester, consiguió su boleto al coronarse campeón en los 200 metros espalda con un tiempo de 2m04s87. La pampeana Bertotto, por su parte, brilló en los 200 metros pecho: con un registro de 2m35s41, la deportista del club All Boys de La Pampa alcanzó la clasificación al certamen olímpico que se disputará este año. La alegría para la chubutense Lema, en realidad, llegó por partida doble: con un tiempo de 26s37 en su prueba favorita, los 50 metros libre, y con un registro de 57s22 en los 100 metros libre, la representante de Myfanuy Humphreys se despidió del Campeonato República con dos marcas clasificatorias para el esperado certamen internacional de la juventud.

Lo cierto es que Pignatiello no fue la única tampoco que sonrió al haber quebrado una plusmarca nacional de la categoría. La jovencísima cordobesa Valentina Marcantonio, por caso, la acompañó en el sentimiento. Fue ni más ni menos que ayer, durante la jornada de clausura del certamen, que la destacada pechista de Marcos Juárez conquistó un nuevo récord nacional juvenil, en la prueba de los 50 metros pecho. Y con una curiosidad incluida, ya que estableció el desde ahora mejor registro en las eliminatorias -con 33s39-, ya que en la final marcó cinco centésimas de segundo más y no lo habría logrado.

Los otros seis récords que hicieron brillar el torneo de juniors y juveniles fueron todos de los equipos de relevos y, para ser más exactos, vale aclarar que se los repartieron en proporciones idénticas los equipos de natación de River Plate y de la Sociedad Alemana de Gimnasia de Villa Ballester. Las chicas del club millonario vencieron en las postas 4×100 libre, 4×200 libre y 4×100 combinado (con marcas de 4m04s19, 8m44s48 y 4m26s65, respectivamente) y, en todos los casos, establecieron plusmarcas nacionales juveniles, para cerrar de forma inmejorable su participación. Los relevos masculinos de la SAGVB, por su parte, brillaron en las mismas pruebas, llevándose medalla de oro y récord nacional juvenil para su institución: cronometraron un tiempo de 3m59s46 en los 4×100 combinados, un registro de 3m38s00 en la 4×100 libre y una marca de 7m55s36 en la 4×200 libre.

Gracias a estos logros, cada uno de los nuevos recordistas argentinos –en sus pruebas individuales y como parte de los relevos- hace su ingreso al Hall de Honor de la Natación Argentina y se convierte en firme candidato a recibir el Premio Heracles,  galardón que, en vísperas de su novena edición, premia, difunde y promueve a aquellos nadadores que han establecido nuevos hitos en la natación nacional. Sin dudas, el CeNARD despidió ayer un Campeonato República que dejó a espectadores y nadadores con una sonrisa pensando en el presente y futuro de la natación nacional.