Archivo por meses: Jul PM


Argentina, en el Top 10 mundial, rasguñó la final en los 4×100 medley mixto en Budapest

La posta nacional en los 4×100 metros en los cuatro estilos, integrada por Andrea Berrino, Macarena Ceballos, Santiago Grassi y Federico Grabich, estableció un tiempo de 3.52.49 en su serie el miércoles que la dejó en 9ª posición en la meca de la natación mundial.

La posta argentina que compitió en el Mundial de Natación de Budapest estuvo integrada por los mejores representantes nacionales en la competencia –los cuatro que consiguieron su lugar con marca A- y, aunque el tiempo que registraron no les alcanzó para meterse en la final, su actuación del miércoles logró ubicarlos en el Top 10 mundial de la especialidad y estuvo muy cerca de establecer un nuevo récord argentino.

Justamente en el día en el que la cordobesa Andrea Berrino brilló en su serie de los 50 metros espalda y luego en la semifinal, marcando nuevas plusmarcas argentinas de la prueba, la posta quedó a sólo un lugar de conseguir una soñada clasificación a la final de los 4×100 medley mixta. El equipo que compitió en los relevos, integrado por Berrino, Macarena Ceballos, Santiago Grassi y Federico Grabich, estableció un tiempo de 3.52.49 y parciales de 1.01.78, 1.09.51, 52.65 y 48.55. Los argentinos finalizaron la prueba en 9ª posición, detrás de la posta alemana, última clasificada a la final (con un registro de 3.47.66). El gran nivel de la serie, de cualquier modo, quedó demostrado con el tiempo que consiguieron los estadounidenses: Ryan Murphy, Kevin Cordes, Kelsi Worrell y Mallory Comerford nadaron la prueba en 3.40.28, estableciendo un nuevo récord mundial tras dos años, que ellos mismos se encargarían de quebrar en la final, con un tiempo de 3.38.56 que les valió el oro.

El tiempo de los argentinos, por su parte, hizo temblar el propio récord nacional absoluto de la prueba, conquistado durante el Sudamericano de Asunción de Paraguay, el año pasado, por los mismos cuatro integrantes. La posta nacional quedó a sólo 18 centésimas de destrozar en tierras húngaras la marca de 3.52.31 que aún sobrevive como el mejor tiempo argentino absoluto de la prueba. Y, sin embargo, nadie les quita haber estado entre los diez relevos de la prueba más rápidos del mundo.


Andrea Berrino llegó a las semifinales en Budapest e impuso nuevo récord argentino de natación

La nadadora Andrea Berrino se destacó hoy como la mejor argentina de la jornada en el Mundial disputado en Hungría, tras alcanzar la semifinal en la prueba de los 50 metros espalda, de la que se despidió estableciendo su tiempo de 27.80 como el mejor registro absoluto nacional.

La nadadora argentina Andrea Berrino se había prometido a sí misma que iba a lograr la semifinal en alguna de sus pruebas de este Mundial en Budapest y hoy cumplió su cometido, al clasificar entre las mejores –quedó 10ª en la clasificación preliminar de su primera serie- de los 50 metros espalda. Para asegurarse ese lugar, la cordobesa había registrado un tiempo de 27.96, que se imponía ya como el mejor tiempo de la prueba en los registros nacionales absolutos. Y, sin embargo, la pupila de Federico Rossi iba a ir por más. En una semifinal en la que las presiones muestran a los mejores del mundo exigiéndose por acceder a la final, Berrino nadó en 27.80, su mejor tiempo histórico en la prueba, que la dejó a 21 centésimas de clasificarse a la última instancia pero le permitió mejorar el récord argentino que ella misma había actualizado unas horas antes. La brasileña Etiene Medeiros fue la mejor de la definición con su tiempo de 27.18, seguida de cerca por la china Yuanhui Fui, a sólo una centésima de distancia, y más de lejos por la norteamericana Kathleen Baker, tercera con 27.48. Ellas, junto a las otras clasificadas, disputarán mañana la final en búsqueda del podio y el reconocimiento mundial por los próximos dos años.

Con esta nueva marca, la discípula de Rossi se convierte en candidata para recibir el Premio Heracles 2017 e ingresar al Hall de Honor de la Natación Argentina en el capítulo de récords del año. Este galardón, en vísperas de su novena edición, reconoce, premia, difunde y promueve a aquellos nadadores que han establecido nuevos hitos en la natación nacional. El récord que ayer la velocista quebró por partida doble (28.11) era de su propia autoría, conquistado durante el Sudamericano de Asunción de Paraguay, el año pasado. También cristalizado en esa misma competencia, otro registro que la cordobesa hizo temblar ayer fue el de la posta 4×100 metros combinados, que con una marca de 3.52.31 aún sobrevive como el mejor tiempo argentino absoluto de la prueba. ¿Por qué? Porque ayer mismo, más temprano, también estuvo en riesgo ese récord durante la participación de los nadadores argentinos en la prueba de relevos: los mismos Berrino, Macarena Ceballos, Federico Grabich y Santiago Grassi que consiguieron aquella marca histórica el año pasado en Paraguay nadaron hoy en un tiempo de 3.52.49 y quedaron a sólo 18 centésimas de destrozarla en tierras húngaras. La alegría de la gran actuación colectiva, de cualquier modo, quedó algo empañada por la cercanía con la gloria: la posta nacional quedó a poco más de cuatro segundos de alcanzar la final mundialista en Budapest, retirándose en 9° lugar.

Con sus actuaciones de hoy, Berrino suma su tercera participación en Budapest (su segundo Mundial de pileta larga, tras Kazán 2015), luego del debut del lunes en los 100 metros espalda. En la prueba inicial, la cordobesa finalizó en 25ª posición en la general, con un tiempo de 1.01.63 que no le alcanzó para clasificarse a la semifinal. Y si bien seguramente se habrá quedado con ganas de más, luego de su gran actuación de hoy, lo cierto es que no falta demasiado para que Berrino tenga otra oportunidad de brillar en el agua: el sábado hará su presentación en los 50 metros libre, prueba a la que clasificó con un tiempo de 25s56. “Me gustan las tres pruebas, pero los 100 espalda son mi favorita y los 50 libre son mi segunda prueba. El año pasado llegué a las semifinales en el Mundial de Pileta Corta de Windsor, así que mi objetivo es repetir esa actuación y también bajar mis marcas”, contaba en la previa la destacada nadadora de 23 años, que tendrá en tres días la posibilidad de volver a soñar.


El santafesino Santiago Grassi debuta mañana en el Mundial de Budapest

El  nadador de 20 años se estrenará en la prueba de los 50 metros mariposa, a la que llega con récord argentino absoluto conseguido en mayo de este año. “Estoy muy confiado y seguro de que Budapest será un muy buen torneo para mí”, revela el ex Unión.

Grassi competirá en los 50 y los 100 metros mariposa y participará en su especialidad en la posta 4×100 metros combinados mixto junto con sus compañeros de la Selección Argentina, Macarena Ceballos, (pecho), Federico Grabich (crol) y Andrea Berrino (espalda).

El santafesino Santiago Grassi viene creciendo a pasos agigantados desde hace dos años y consolidándose como uno de los nadadores argentinos con más proyección a sus jóvenes 20 años. En 2015 fue parte de la delegación nacional en el Mundial de Kazán en el que Federico Grabich conquistó la medalla de bronce en los 100 metros libres, el año pasado enfrentó al gigante Michael Phelps en su primer participación en un Juego Olímpico y mañana comenzará a disputar su segundo Mundial de pileta larga, cuando se estrene en la prueba de los 50 metros mariposa.

“Físicamente me siento muy bien, estuve nadando en muy buenos tiempos en esta puesta a punto antes de viajar a Budapest, y anímicamente estoy muy positivo. Estoy muy bien preparado, me siento rápido y creo que haberme ido a Estados Unidos me dio muy buenas herramientas para enfrentar el Mundial. Estoy muy confiado y seguro de que Budapest será un muy buen torneo para mí”, revela el ex atleta del Club Atlético Unión de Santa Fe.

El argentino se refiere, más allá de Río 2016 y de estos Mundiales, al que quizás fue el máximo reflejo de su crecimiento deportivo: haberse ido a vivir, estudiar y entrenarse, desde enero de este año, a la Universidad de Auburn, en Alabama, Estados Unidos. Con los Auburn Tigers, el argentino comenzó a familiarizarse con una competencia habitual de gran calidad. “Todas las veces que uno compite allá a alto nivel y con grandes rivales te permiten ir preparándote para este tipo de momentos. Uno se acostumbra a los torneos y se pone menos nervioso. Haberme ido a Estados Unidos me permitió volver a nadar en mis mejores marcas y eso me dio mucha confianza”, resalta Grassi.

Prueba de sus palabras es su último récord absoluto, en los 50 metros mariposa, conseguido en mayo de este año ya como representante universitario durante las Arena Pro Swim Series en Atlanta. El destacado deportista santafesino es, además, dueño de otros siete récords argentinos absolutos, por cada uno de los cuales ingresó al Hall de Honor de la Natación Argentina, que instituyó el Premio Heracles hace ocho años para reconocer, difundir y promover a aquellos nadadores que han establecido nuevos récords nacionales.

El  santafesino de 20 años debutará mañana en Budapest en la prueba de los 50 metros mariposa (a la que llega con un tiempo de clasificación de 23s89). Su participación se completará el miércoles 26 con el relevo mixto en los 4×100 combinados (3m52s31) y el viernes 28 con los 100 metros mariposa (52s15).

¿Cuáles son sus expectativas para este Mundial? “En el deporte amateur argentino, si uno dice que piensa llegar a una semifinal y después no lo consigue, se le dice que hizo un ‘mal torneo’, y eso para nada es así –confiesa-. Por eso, prefiero guardarme para mí lo que pienso. Más vale que quiero nadar lo más rápido posible, estar en mis mejores marcas y buscaré ser parte de los mejores 16. Intentaré superar mi actuación en Kazán, cuando quedé 18 en los 100 metros mariposa, a sólo siete centésimas de alcanzar la semifinal”.

A Grassi, desde sus palabras y su calidad en el agua, se lo ve determinado y con ganas de soñar a lo grande. “Estoy tranquilo, muy contento, pero también ansioso y con muchas ganas de ya competir”, decía en la previa. Mañana, una vez en la pileta del Mundial, ya podrá empezar a disfrutar.


Desde mañana, tres cordobesas buscarán brillar en el Mundial de Budapest

Mañana, en los 200 metros combinados, Georgina Bardach hará su debut en el certamen de pileta larga. Ceballos y Berrino se estrenarán el lunes, en los 100 metros pecho y 100 metros espalda, respectivamente.

Macarena Ceballos, Virginia Bardach y Andrea Berrino competirán en Budapest en el Campeonato Mundial de Natación.

Las tres nadadoras argentinas que competirán desde mañana en el Mundial de Budapest son cordobesas y convierten a La Docta en la provincia con más representación nacional en el certamen en Hungría. La más experimentada de las tres es Virginia Bardach: para ella, éste será su cuarto Mundial de pileta larga, tras haber competido en Shanghái 2011, Barcelona 2013 y Kazán 2015. Andrea Berrino, por su parte, irá por su segunda experiencia mundialista, luego de lo hecho hace dos años en tierras rusas. Entre las dos, tendrán la posibilidad de darle consejos y alentar a Macarena Ceballos, que llega con una gran temporada encima pero es la única que enfrentará su primer Mundial de piscina olímpica.

“Estoy tranquila, más allá de que sea mi primer Mundial. Mis compañeros de equipo ya han disputado varios y me ayudan a no presionarme. La verdad es que, este año, estuve más nerviosa en la previa del torneo brasileño Maria Lenk, porque era mi oportunidad de clasificarme… Lo quiero disfrutar y siento que mi carrera no se termina acá. Así me lo tomo”, explica Ceballos, representante del Club Sociedad Alemana de Gimnasia de Villa Ballester.

Discípula de Gustavo Roldán desde hace un año en la entidad de San Martín, la cordobesa se estrenará el lunes 24 en los 100 metros pecho (prueba a la que llega con un tiempo de clasificación de 1m08) y luego se presentará el miércoles 26 en el relevo mixto en los 4×100 combinados (3m52s31), el jueves 27 en los 200 metros pecho (2m26s90) y el sábado 29 en los 50 metros pecho (30s99). Ceballos llega a su primer Mundial luego de un gran año, que incluyó tres récords argentinos absolutos en las mismas pruebas individuales que ahora enfrentará en Budapest y por las que ingresó nuevamente al Hall de Honor de la Natación Argentina, que instituyó el Premio Heracles hace ocho años para reconocer, difundir y promover a aquellos nadadores que han establecido nuevos récords nacionales. Y sus expectativas, claro, van acordes a esta gran temporada: “Voy a buscar las semifinales del Mundial y estoy mentalizada en que puedo lograrlo. ¿En qué prueba? Entrené muy duro para las tres, así que si me lo propongo, siento que puedo lograrlo en cualquiera. Y el calendario me ayuda, porque puedo descansar entre prueba y prueba”, reflexiona Ceballos.

“Aunque no hayamos compartido un Mundial con Macarena (Ceballos), sí vivimos juntas torneos de gran nivel, así que no le doy mucha importancia a esas cosas ni hablamos tanto de eso”, asegura Bardach, que quedó a 14 centésimas de revalidar su marca A para Budapest y que igualmente aseguro su plaza gracias a una buena marca B. “Llego con buenas expectativas y muchas ganas de disfrutar del torneo”, agrega la cordobesa de 25 años. Bardach debutará mañana en los 200 metros combinados (su tiempo clasificatorio es de 2m1a3s46) y luego competirá el miércoles 26 en los 200 metros mariposa (2m11s04) y el domingo 30 en los 400 metros combinados (4m42s62).

“En Kazán no me fue bien. Era mi primer Mundial de pileta larga y es muy diferente al de pileta corta porque hay nadadores de muchísimo nivel”, explica Berrino, para quien sí es muy importante la experiencia que da haber atravesado este tipo de certámenes. “Estos torneos te van dando experiencia y enseñándote a afrontar las situaciones mejor –describe-. En nuestro país, la natación no es un deporte popular. Eso hace que uno no esté acostumbrado ni sepa cómo manejar el salir en televisión, el diálogo con los periodistas, el competir a un gran nivel y el que todo el mundo esté expectante de vos y tus resultados. La clave es lograr que esa escena no te paralice y poder vivir la prueba como una situación de competición normal”.

Berrino hará su primera presentación en el torneo en Hungría el lunes 24 en los 100 metros espalda (donde su tiempo clasificatorio es de 1m00s45) y luego competirá en tres pruebas más: 50 metros espalda (28s11) y relevo mixto el miércoles 26 y 50 metros libre (25s56), el sábado 29. “Me gustan las tres pruebas, pero los 100 espalda son mi favorita y los 50 libre son mi segunda prueba. El año pasado llegué a las semifinales en el Mundial de Pileta Corta de Windsor, así que mi objetivo es repetir esa actuación y también bajar mis marcas”, reflexiona una de las tres cordobesas cuya aventura arrancará desde mañana en el Mundial de Budapest.


El Head Coach de la Selección Argentina analiza a los seis nadadores que debutan en el Mundial de Budapest

Gustavo Roldán, jefe técnico del equipo nacional, cuenta las expectativas que tiene en sus dirigidos tras una muy buena preparación y ofrece un detallado análisis de cada uno y sus posibilidades.

Gustavo Roldán, Head Coach de la Selección Argentina de Natación, lidera el equipo de entrenadores Argentinos en Budapest, integrado por Mónica Gherardi y Federico Rossi.

La aventura argentina en el Mundial de Natación de Budapest comienza mañana para los nadadores de pileta, que tendrán su primera jornada de competencia en el gran torneo de los deportes acuáticos. Con las actuaciones en las series del santafesino Santiago Grassi en los 50 metros mariposa, del porteño Martín Naidich en los 400 metros libres y de la cordobesa Virginia Bardach en los 200 metros combinados llegará el debut del Seleccionado Nacional que también integran las cordobesas Macarena Ceballos y Andrea Berrino y el santafesino Federico Grabich, primer argentino medallista mundial en piscina olímpica.

El sueño que para los seis nadadores comienza mañana en tierras húngaras estará supervisado por Gustavo Roldán, Head Coach del Seleccionado, y los entrenadores Mónica Gherardi (desde hace 17 años, encargada de la preparación de Grabich) y Federico Rossi (conductor personal de Berrino).

Desde la autoridad que le confiere ser el principal conductor de este Seleccionado, Roldán ofrece un detallado análisis de cada uno de los seis nadadores argentinos que buscarán brillar y mostrar su mejor actuación desde mañana en Budapest. Y decide comenzar con Grabich, que hace dos años sorprendió al mundo y emocionó al país con su bronce en los durísimos 100 metros libres en el Mundial de Kazán. “Federico llega a este Mundial muy maduro y seguro de sí mismo. Quizás en los Juegos Olímpicos del año pasado sintió algo de presión, pero esa es una etapa que ya cerró. Sabe cómo desenvolverse en un Mundial, ya vimos cómo lo hizo en Kazán. No deberían perderlo de vista”, describe el entrenador.

“Santiago (Grassi) viene de su adaptación a la Universidad y el trabajo en Estados Unidos.  Allá está siendo muy bien conducido. Volvió a hacer récord argentino en los 50 metros mariposa y llega a Budapest desde un piso mucho más alto que el que tenía hace dos años. Está en condiciones de correr en su mejor nivel”, destaca Roldán.

Antes de referirse a las chicas, el jefe técnico del Seleccionado Nacional analiza al porteño Martín Naidich, quien “viene de un entrenamiento muy sólido, que le permitió correr muy bien y en sus mejores marcas, tanto en el último Argentino como en Santa Clara. Demostró que está en su mejor condición y puede tener una buena performance”.

La rama femenina de la Selección que viajó a Budapest, por su parte, le genera grandes expectativas al conductor de la natación del Club Sociedad Alemana de Gimnasia de Villa Ballester. Con él, desde hace más de dos años, se entrena Bardach, de quien destaca que, “aunque quizás no tuvo su mejor debut en los Juegos Olímpicos de Río, ahora ha mejorado su performance y llega tras un entrenamiento muy fuerte”. Respecto de Ceballos, también discípula suya y la única que llega sin antecedentes de Mundial en pileta larga ni Juego Olímpico, resalta: “Desde agosto del año pasado viene trabajando para este Mundial. En los últimos seis torneos ha mejorado su nivel progresivamente; en Santa Clara, ganó su prueba y quedó a dos centésimas de su récord argentino. Fue el broche de oro”.

A Berrino, la única que no se prepara bajo sus órdenes, también le augura un buen torneo. “Andrea no llegó a clasificarse a Río 2016, pero eso le permitió reforzar su preparación para Budapest. Entrenó muy bien en el campus en la altura de La Loma y Bill (Sweetenham) resaltó mucho su trabajo. Ya demostró que es una nadadora joven y de jerarquía”, detalló el Head Coach en diálogo con el Hall de Honor de la Natación Argentina, que instituyó el Premio Heracles hace ocho años para reconocer, difundir y promover a aquellos nadadores que han establecido nuevos récords nacionales.

A nivel general, a Roldán no le interesa hacer ninguna predicción. “No me gusta hacer futurología: no quiero quemar al equipo y, además, no tengo certezas –reflexiona-. La Selección va muy bien preparada, tanto mental como físicamente, pero lo cierto es que para tener posibilidades de medalla es necesario estar rankeado entre los diez mejores del mundo. Así y todo, Federico (Grabich) no llegaba como favorito a Kazán y fue bronce en la prueba quizás más competitiva del Mundial, así que las expectativas están y las tenemos”.


El pampeano Moreno debuta en el Mundial de Natación de Budapest

Luego de un mes compitiendo y entrenándose en Europa, el nadador de Santa Rosa se estrena en los 10km del torneo realizado en Hungría, donde buscará lucirse en una prueba que reúne a los mejores exponentes de la disciplina.

El pampeano Joaquín Moreno, actual recordman nacional junior en los 400 metros combinados, debuta en el Campeonato Mundial de Aguas Abiertas.

Quizás Joaquín Moreno se haya lamentado tras perderse la bella inauguración del Mundial de Natación de Budapest, ya que los nadadores de aguas abiertas se concentran en Balatonfüred, ubicada a algo más de 100 kilómetros de la capital húngara. Lo cierto es que pocos podrán contar que compitieron en el Lago Balatón, protagonista de una de las últimas ofensivas de la Segunda Guerra Mundial, allá por marzo de 1945. El joven nadador de La Pampa se dará ese gusto mañana, cuando comience su participación en Budapest en la final de los 10km y haga su debut en un Mundial.

De todos modos, aquella curiosidad histórica quedará más para el recuerdo para Joaquín, que llega a este primer Mundial luego de haberse preparado fuertemente el último mes en Europa. El representante del club All Boys de La Pampa arribó al Viejo Continente a mediados de junio para competir en Setúbal, Portugal, por la tercera fecha de la Copa del Mundo de Aguas Abiertas, donde finalizó 23° tras una difícil prueba. “La carrera de Portugal fue dura de principio a fin. Hubo mucho roce, no se podía nadar cómodo y esas pequeñas cosas son las que complican una carrera… Compitieron muchos nadadores importantes y conseguí una buena posición, pensando en el gran nivel que había”, explica Moreno, que quedó a unos segundos de Guillermo Bértola, el otro argentino que compitió en la carrera donde resultó vencedor el húngaro Kristof Rasovszky.

Tras la competencia en Portugal, el oriundo de Santa Rosa se instaló en la altura de Sierra Nevada, España, junto a la delegación nacional de la modalidad acuática, integrada también por los entrenadores Huemul Lino, Claudio Biagioli y los nadadores Bértola, Cecilia Biagioli, Mayte Puca y Julia Arino. “Una vez instalado allí, seguí entrenando aún más fuerte de lo común para encarar con grandes expectativas el Mundial”, repasa Moreno, en diálogo con el Hall de Honor de la Natación Argentina, que instituyó el Premio Heracles hace ocho años para reconocer, difundir y promover a aquellos nadadores que han establecido nuevos récords nacionales. El nadador de 21 años -récord nacional junior en los 400 metros combinados- ya venía realizando una intensa preparación, nadando entre nueve y diez kilómetros por turno, con jornadas de entrenamiento doble varias veces por semana.

Para su corta edad, el discípulo de Lino llega con gran rodaje a este Mundial en Budapest, al que clasificó tras finalizar primero en la última fecha del Nacional de Aguas Abiertas que se disputó este año en Santa Fe, con un tiempo de 1.53.39. Entre el año pasado y éste, Moreno lleva acumuladas cinco participaciones en certámenes internacionales de 10 kilómetros, todas por la Copa Mundial de Aguas Abiertas. Durante 2016 compitió en las fechas realizadas en Patagones-Viedma (su estreno en la competencia, que no pudo finalizar), en Chun’An (culminó 12°) y en Hong Kong (17°), ambas en China; mientras que este año tuvo su revancha personal en Argentina, en la carrera en Patagones-Viedma donde terminó en 12° posición, y la reciente prueba en Setúbal.

Nada de eso quiere decir que la carrera de mañana será fácil para Moreno. En la competencia de los hombres en 10km (Biagioli y Arino finalizaron 21ª y 34ª, respectivamente, en la misma prueba de mujeres el domingo), no sólo se pondrá en juego el primer reconocimiento deportivo más importante tras los Juegos Olímpicos sino que además estarán los mejores nadadores de la disciplina. Los ojos del mundo estarán puestos en el estadounidense Jordan Wilimovsky, campeón mundial desde Kazán 2015, y el holandés Ferry Weertman, oro en Río 2016, que irán por la gloria mañana en Budapest.

Moreno se estrenará mañana y el jueves pasará el Día del Amigo en competencia, junto a Arino, Biagioli y Bértola (que también nadará los 10km), con los que participará de la posta por equipos de 5km. La aventura en Budapest ya comienza para el pampeano, que buscará una gran actuación que le sume entusiasmo y fuerzas para seguir soñando con Tokio 2020.


El nuevo dueto argentino toma la posta de las mellizas Sánchez y debuta mañana en el Mundial de Budapest

Camila Arregui y Trinidad López Brasesco, juntas desde octubre de 2016, tendrán su prueba de fuego en el certamen en Hungría, su primer gran torneo internacional como pareja de competencia de nado sincronizado. Mañana tendrán la primera prueba juntas: el dúo técnico. Más temprano, por la mañana húngara, Arregui debutará en el solo técnico y el martes competirán juntas en el dueto libre.

Las rosarinas Camila Arregui y Trinidad López Brasesco competirán representando a la Argentina en el Campeonato Mundial de Deportes Acuáticos en Budapest.

Luego de despedirse de Río 2016 y tras una brillante trayectoria de 18 años que incluyó la primera clasificación de Argentina a los Juegos Olímpicos, las mellizas Sánchez se despidieron del nado sincronizado. Mañana será el turno de sus sucesoras de aventurarse en su primer gran torneo internacional: el Mundial de Natación de Budapest. Allí, el nuevo dueto argentino de nado sincronizado que integran Camila Arregui y Trinidad López Brasesco se probará por primera vez ante la elite de la disciplina, siempre acompañadas por la histórica entrenadora Mónica López.
Cami y Trini –así se llaman entre ellas- tienen 22 y 16 años, respectivamente. Y Mónica López, de sobrada experiencia en nado sincronizado y nueve años a cargo de Etel y Sofía Sánchez, asegura que, si bien la primera aporta mucha técnica, a la segunda le sobra fuerza. Las dos, al igual que sus predecesoras, nacieron en Rosario y se formaron y entrenan en el club Gimnasia y Esgrima de Rosario. Camila entró a la Selección cuando tenía la edad que hoy tiene Trinidad, quien por su parte ingresó a la elite albiceleste el año pasado.
“Para las dos será nuestro primer Mundial. Estoy muy ansiosa y emocionada por competir en un torneo tan grande. Ojalá pueda estar centrada para poder dar lo mejor y dejar a Argentina bien parada. Este es un deporte muy complejo porque concentra varias disciplinas: natación, danza, gimnasia y música. La clave en este deporte es mostrarse seguras en la rutina y dar la máxima energía, sin intentar hacer nada raro ni nuevo”, detalla Camila, en diálogo con el Hall de Honor de la Natación Argentina, que instituyó el Premio Heracles hace ocho años para reconocer, premiar, difundir y promover a aquellos nadadores que han establecido nuevos récords nacionales.
Y Trinidad se suma. “Los nervios siempre están porque es un torneo súper importante y nos da mucho orgullo estar ahí. Después de toda la historia que vienen haciendo las Melli, sentimos mucha responsabilidad al representar a Argentina y queremos hacerlo de la mejor manera posible. Nuestro objetivo en Budapest es, en primer lugar, que los jueces nos conozcan y también medirnos y ver nuestro nivel respecto a los demás países, porque siempre después de los Juegos Olímpicos hay mucho recambio”, reflexiona la más pequeña del dueto, que este año cumple una década con el deporte.
Su entrenadora Mónica hace un análisis más específico, pensando en un plan a largo plazo. “Nuestra meta para este ciclo es clasificar a Tokio 2020 y en Budapest, finalizar entre los mejores 20. También apostamos a vencer a nuestros rivales directos, como Eslovaquia, Hungría, Israel, Gran Bretaña o Alemania”, asegura la coach, que en Hungría estará acompañada por Irina Rodríguez Álvarez, la colaboradora española que participa en la preparación de la Selección Argentina desde 2014.
En octubre del año pasado, en el Argentina Synchro Open 2016, las chicas debutaron juntas como dueto. Ya se conocían de antes, igualmente, porque Camila es la mejor amiga de Florencia, una de las hermanas de Trinidad. Este año sumaron rodaje en los Abiertos de Alemania y Francia, donde compitieron en marzo, y hace unas semanas volvieron del Synchro America Open, en Estados Unidos, con una medalla de bronce conquistada en la prueba por equipos. Cuentan que se llevan bien, adentro y afuera del agua. Camila dice que, cuando hace falta, le transmite algo de su experiencia a Trinidad, pero que ella a su vez le aporta su frescura y sus ganas. Vienen entrenando entre siete y ocho horas por día para brillar en Budapest. Mañana, temprano en Hungría, Camila debuta en el solo técnico y, por la tarde, será la primera prueba juntas: el dúo técnico. El dueto libre, la otra modalidad en que se presentarán, será el martes. Quizás, no sea casualidad que la aventura de Camila y Trinidad en Budapest, donde cristalizarán el nuevo dueto argentino que sucede a las Melli Sánchez, termine cerca del Día del Amigo. La confianza, sustancial en el nado sincronizado, es la base para empezar a soñar.


El 6° Mundial Junior de Natación espera a los ocho juveniles argentinos

Si bien todas las expectativas están puestas en el Mundial de Budapest de este mes, vale la pena dejarse guardadas emociones para disfrutar del evento que en agosto recibirá a la delegación nacional de la categoría. Delfina Pignatiello, Lucas Alba, Santiago Bergliaffa, Delfina Dini, Julieta Lema, Federico Ludueña, Juan Méndez y Guillermina Ruggiero son los nadadores designados para representar al país.

La fondista cordobesa Delfina Dini será una de las protagonistas argentinas que competirá en el Campeonato Mundial Junior de Natación en Indianápolis, Estados Unidos junto con Lucas Alba, Santiago Bergliaffa, Julieta Lema, Federico Ludueña, Juan Méndez, Delfina Pignatiello y Guillermina Ruggiero.

Aunque quisieran mirar el Mundial de Natación de Budapest con la tranquilidad del fanático del deporte acuático, habrá un grupo de ocho nadadores que deberán observar de reojo lo que sucede con la delegación nacional y las estrellas mundiales que lleguen hasta Hungría. Se trata ni más ni menos que de Lucas Alba, Santiago Bergliaffa, Delfina Dini, Julieta Lema, Federico Ludueña, Juan Méndez, Delfina Pignatiello y Guillermina Ruggiero, los deportistas argentinos seleccionados para representar al país en el 6° Mundial Junior de Natación, que se disputará en agosto en la ciudad estadounidense de Indianápolis.

La máxima competencia global de la categoría albergará a los argentinos, que llegan desde diferentes puntos del país. Dini y Bergliaffa, deportistas de Bucor Natación y Municipalidad de Córdoba, respectivamente, llegarán desde Córdoba. Por su parte, de la provincia de Buenos Aires competirán Ruggiero, del Club Atlético Kimberley de Mar del Plata, Pignatiello, de Municipalidad de San Isidro, y Méndez, Alba y Ludueña, los tres de la Sociedad Alemana de Villa Ballester. Chubut también tendrá a su representante en el certamen de Estados Unidos, cuando le toque nadar a Lema, atleta de la Asociación Myfanuy Humphreys, de Rawson.

Pignatiello, la niña prodigio de la natación argentina, había conseguido dos marcas A para competir en el Mundial de Budapest (en 400 y 800 metros libres) y, sin embargo, priorizó una progresiva evolución como deportista y decidió ser parte del Mundial de su propia categoría. Allí la esperan sus siete compañeros de la delegación, con los brazos abiertos, para motivarse entre todos a cumplir la mejor actuación y seguir consolidando esta nueva generación de nadadores.


El equipo nacional de natación ultima detalles para viajar al Campeonato Mundial de Budapest

La delegación argentina que participará del Mundial de Natación en la capital húngara, integrada por  Bardach, Berrino, Ceballos, Grabich, Grassi y Naidich, ultima los detalles a una semana de partir hacia la competencia más importante de este 2017 del deporte acuático.

Virginia Bardach, Andrea Berrino, Macarena Ceballos, Federico Grabich, Santiago Grassi y Martín Naidich viajarán a Hungría para competir en el Campeonato Mundial de Natación que se desarrollará en Budapest.

En apenas ocho días, la delegación argentina de natación que representará al país en el Mundial de Budapest arribará a la capital húngara para comenzar el sueño de ser parte del evento más importante del año en el deporte acuático. Los deportistas que integran el equipo son Virginia Bardach, Andrea Berrino, Macarena Ceballos, Federico Grabich, Santiago Grassi y Martín Naidich, aunque vale destacar que estarán conducidos por un cuerpo técnico compuesto por el Head Coach Gustavo Roldán y los entrenadores Mónica Gherardi y Federico Rossi, a quien además acompañará el kinesiólogo Nicolás Ciampoli.

De los nadadores seleccionados, sólo Bardach y Naidich conquistaron la marca B y fueron invitados para completar el cupo de la delegación nacional. El resto consiguió su marca A durante esta temporada, a excepción de la cordobesa Berrino quien se aseguró su lugar en diciembre del año pasado. También de Córdoba, Ceballos tuvo una sobresaliente actuación durante el Troféu Maria Lenk este 2017 y se trajo de allí su clasificación, junto a dos nuevos récords argentinos y uno sudamericano. Los santafesinos, por su parte, conquistaron su boleto a Budapest en sendas competencias en Estados Unidos durante las Arena Pro Swim Series: mientras que Grabich lo hizo durante una de las series disputadas en Indianápolis, Grassi se llevó clasificación y récord durante una toma de tiempo oficial en una de las jornadas de competición en Atlanta.

Ya fueron juntos a competir a la última fecha de las Arena Pro Swim Series, en Santa Clara, también tuvieron su preparación en la altura en el centro deportivo mexicano de La Loma y sólo se separaron de vuelta en el país, para ultimar la puesta a punto cada uno con sus entrenadores personales. Cuando vuelvan a juntarse, en una semana, será ya para volar hacia Budapest y empezar a soñar.


La Selección de Nado Sincronizado, del bronce en Estados Unidos al bautismo mundial en Budapest

La Selección Argentina de Nado Sincronizado llegó del Synchro America Open con una medalla de bronce conquistada en la prueba por equipos y el sábado parte rumbo a la cita más esperada del año: el Mundial de Natación de Budapest, en el que el dúo integrado por Camila Arregui y Trinidad López tendrá su bautismo más importante a nivel internacional.

Las representantes de la Selección Argentina de Nado Sincronizado traen una medalla de bronce del abierto de Estados Unidos.

Los tiempos de recambio que atraviesa la Selección Argentina de Nado Sincronizado vienen siendo más que auspiciosos: el equipo albiceleste se volvió el fin de semana pasado de Estados Unidos con una medalla de bronce conquistada en un abierto de alto nivel técnico y por estos días realiza la puesta a punto del nuevo dúo para competir en el Mundial de Natación de Budapest, que será la primera gran cita internacional de la flamante pareja de nadadoras.

Lo valioso de la medalla de bronce que las chicas se trajeron de Long Island, Estados Unidos, se comprende al recordar que la conquistaron en el Synchro America Open, una de las fechas de la Serie Mundial de Nado Sincronizado organizadas por la Federación Internacional de Natación (FINA). Allí, las argentinas sumaron 153.3469 puntos (78.9000 de su rutina libre y 74.4469 de su rutina técnica) y acompañaron en el podio a las locales y a las canadienses, que finalizaron primeras y segundas, respectivamente.

El equipo argentino –cuyas entrenadoras son Carina Roscoe y Mónica López- estuvo integrado por las nadadoras Camila Arregui, Trinidad López, Juliana Dañil, Brunella y Chiara Neri, Lucía y Valentina Marelli y Constanza Re. “Estamos en un momento de recambio. Por eso nuestra idea va siendo ir paso a paso, pero con su actuación del otro día en Estados Unidos las chicas nos dejaron con la boca abierta. La imagen que causan es muy fuerte. Este es un deporte de apreciaciones, es muy importante gustarle a los jurados y este equipo cuenta con un plus de poder y fuerza adentro del agua que hace que se agrande en las competencias y sorprenda”, describe la reconocida entrenadora Mónica López.

El martes que viene llega al país Irina Rodríguez Álvarez, la colaboradora española que participa en la preparación de la Selección Argentina desde 2014, y el sábado viajan hacia Europa para el próximo gran desafío: el Mundial de Natación de Budapest, en el que el flamante dúo integrado por Camila Arregui y Trinidad López tomará la posta que dejaron las destacadísimas mellizas Etel y Sofía Sánchez y hará su primera gran participación a nivel internacional.