Archivo por meses: May PM


Se entregaron los Premios Heracles bajo el cielo del Café Tortoni

Con una transmisión por streaming a todo el país, se realizó ayer la VIII edición de los Premios que galardonó a los nadadores argentinos que quebraron récords nacionales en 2016. Con plusmarquistas premiados desde Córdoba y Mar del Plata, se vivió una fiesta federal con los mejores exponentes de nuestra natación.

Santiago Grassi y su entrenador Adrián Tur reciben el Premio Heracles de la mano de la olímpica Pilar Pereyra, por el récord argentino en los 50 y 100 metros estilo mariposa y la plusmarca en la posta 4×100 metros combinados mixto.

Lo dirán desde Delfina Pignatiello, con sus jóvenes 17 años, hasta el experimentado Marcos Barale, tantas veces capitán de la Selección Argentina de Natación. Si bien el aura mítica del Café Tortoni de la Ciudad de Buenos Aires le daba un marco especial a esta VIII edición de los Premios Heracles de Natación, todos los nadadores que allí estuvieron recibiendo su galardón por haber quebrado algún récord nacional en 2016, desde los risueños menores hasta los juniors que sueñan con adueñarse de un récord absoluto, todos coincidían en lo mismo: la alegría de reunirse en un evento que reconociera, en sus figuras, a la natación nacional.

Y es que de eso se trató la premiación de ayer, que reconocía a los nadadores argentinos que se hicieron de plusmarcas nacionales durante el año pasado. La sala Alfonsina Storni, pasadas las 19, se llenó de menores, cadetes, juveniles y juniors, que desde sus butacas miraban el escenario y admiraban desde cerca a los mayores y a sus récords absolutos. “Es un encuentro distinto con todos nuestros compañeros y amigos de la Selección, que no es ni para un entrenamiento ni para un torneo. Es muy lindo el marco de estar en este lugar, pero ya de por sí vernos sin malla y sin olor a cloro está buenísimo. Y más allá del reconocimiento que siempre se agradece, también me gustó mucho ese ida y vuelta con Mar del Plata y Córdoba y la idea de hacer un evento más de carácter nacional”, reflexionaba Barale minutos después de recibir su premio por el récord argentinos en los 4×50 combinados mixto, posta que integró junto a Agustín Hernández, Macarena Ceballos y Andrea Berrino.

El rosarino le contó al Hall de Honor de la Natación Argentina –asociación civil que instituyó el Premio Heracles en 2009- que manejó en su auto las más de tres horas que separan su Rosario natal con la Ciudad de Buenos Aires, sólo para estar presente en la entrega. Quizás por eso también valoró la puesta que se realizó desde el Tortoni: una transmisión federal que llegó por streaming a todos aquellos interesados en verla y que contó, además, con la participación de Mar del Plata y de Córdoba, con conexiones desde allí que se veían en la premiación principal que conducía el periodista deportivo Gabriel Ganci. Por caso, los cordobeses Andrea Berrino, Virginia Bardach y Santiago Bergliaffa se dieron el gusto de recibir sus premios desde la tierra que los vio nacer, mientras que el marplatense Guido Buscaglia y la necochense María Belén Díaz agradecieron el reconocimiento desde Mar del Plata, la ciudad que los ve entrenarse día a día.

“Celebramos a los nadadores que establecen un nuevo hito en la natación argentina y destacamos su espíritu deportivo y su competitividad como grandes valores. Son ellos los que se preparan día a día para ser mejores deportistas y, por eso, ahora nosotros nos hemos preparado para rendirles este homenaje”, abrió la ceremonia Diana Belohlavek, presidenta del Hall de Honor de la Natación Argentina. Y allí nomás comenzaron a desfilar uno a uno todos los nadadores reconocidos, entre los que se hicieron presentes siete plusmarquistas absolutos: el rosarino Barale, la sanisidrense Pignatiello, la cordobesa Macarena Ceballos, los santafesinos Santiago Grassi y Gabriel Morelli, la porteña Fiamma Peroni y el neuquino Agustín Hernández. Ellos y los demás premiados que asistieron se dieron el lujo de recibir el galardón en manos de otros destacados nadadores argentinos, como Pilar Geijo, Damián Blaum o María del Pilar Pereyra.

Para Grassi fue especial, porque desde hace unos meses está radicado en Alabama, donde estudia y se entrena como representante de la Universidad de Auburn. Y sin embargo, también se alegró por eso mismo que todos sintieron ayer, al posar para la foto con el diploma y el ramo de flores albiceleste: “Que nos hagan un reconocimiento es genial. En Argentina la natación no es un deporte muy popular y que nos reconozcan por estos méritos, que para nosotros son muy importantes pero que quizás la gente no conoce, nos hace crecer como deportistas”.


Maravilla Pignatiello: Doble marca para el Mundial de Natación y dos récords argentinos

La nadadora sanisidrense Delfina Pignatiello deslumbró en el Argentino de Natación de Santiago del Estero: estableció nuevo récord argentino en 800 y 400 metros libres y, en esta última prueba, consiguió además la marca mínima A para el Mundial de Mayores de Budapest.

Adondequiera que vaya la jovencísima Delfina Pignatiello, parecen ir los récords y las sonrisas. Y en el Campeonato Argentino de Natación que se disputa en Santiago del Estero, la nadadora de San Isidro volvió a brillar con toda su calidad. En su debut de ayer en el certamen, Pignatiello nadó los 400 metros libres en 4.09.97, un tiempo que estableció nuevo récord argentino y consiguió la marca mínima A de la prueba para clasificar al Mundial de Mayores de Budapest. Y esta tarde siguió su buena actuación, al quebrar otra plusmarca nacional absoluta y llevarse nuevamente el primer puesto de la prueba: esta vez, en los 800 metros libres, en donde se lució con un registro de 8.29.86.

Calu –como le dicen sus amigos- desborda talento. A sus 17 años recién cumplidos, la nadadora bonaerense exhibe en Santiago esa calidad que deslumbró al mundo el año pasado, cuando se metió en la final de los 800 metros libres del Mundial de Pileta Corta de Windsor, Canadá. Aquella marca de 8.25.05, que además, se impuso como nuevo récord argentino, rompió un maleficio de ocho años en los que ningún nadador argentino accedió a una final de un Mundial de pileta de 25 metros. El cordobés José Meolans, allá por 2008, había sido el último en competir en esa instancia.

Y si en marzo volvió a brillar al clasificarse al Mundial de Mayores de Budapest -en la prueba de los 800 metros libres-, ahora Pignatiello decidió deslumbrar en sus pagos antes de viajar a competir en el certamen en Hungría. Los récords argentinos absolutos que dejó atrás entre ayer y hoy le pertenecían ni más ni menos que a Cecilia Biagioli: con sus marcas en el Argentino de Natación, la sanisidrense superó los mejores registros de la cordobesa, cuyos 4.10.16 regían los 400 metros libres desde hace ya ocho años. Pignatiello también superó su registro de 8.33.17 en los 800 metros libres, que reinaba desde el 27 de abril de 2012.

Gracias a estas plusmarcas, la representante de la Municipalidad de San Isidro se asegura un nuevo lugar en el Hall de Honor de la Natación Argentina, que instituyó el Premio Heracles para reconocer, premiar, difundir y promover a aquellos nadadores que han establecido nuevos hitos en la natación nacional. Pignatiello ya fue parte de la edición anterior, que premió los nueve récords nacionales –uno absoluto, ocho juveniles-  que la bonaerense conquistó en 2016.

“Soy muy auto-exigente –reflexionó hace poco Pignatiello-. Y si bien en este deporte puede ser un poco negativo, porque te frustra, la mayoría de las veces es positivo porque me lleva a ser cada día mejor”. Con ideas y un talento que desbordan su edad, sólo resta seguir disfrutando de esta joven maravilla en vísperas del Mundial de Mayores de Budapest.


La cordobesa Ceballos se adueñó de un nuevo récord sudamericano de natación

La nadadora cordobesa Macarena Ceballos conquistó la medalla de oro en la final de los 200 metros pecho del torneo brasileño Troféu Maria Lenk, con un tiempo de 2.26.90 que quebró el récord argentino y sudamericano de la prueba.

Si el año pasado la nadadora argentina Macarena Ceballos se llevó un oro y un récord argentino del Troféu Maria Lenk que se disputó en Río de Janeiro meses antes de los Juegos Olímpicos, cuesta imaginarse la satisfacción con la que esta noche la cordobesa se despidió del certamen que le dio tantas alegrías. En esta edición, la cordobesa cosechó una medalla dorada, una plateada, dos récords nacionales, una marca A para el Mundial de Mayores de julio próximo y, como si fuera poco, hoy cerró su participación en pruebas individuales con un último oro en los 200 metros pecho que además le valió un nuevo récord argentino y sudamericano.

La representante del club Sociedad Alemana de Gimnasia de Villa Ballester, que participa de la competencia brasileña por invitación y como parte del equipo local Minas Tênis Clube, de Minas Gerais, tuvo esta tarde una brillante actuación en los 200 metros pecho que le dio un cierre estupendo a su buen paso por el Maria Lenk. La discípula de Gustavo Roldán finalizó la prueba en un gran tiempo de 2.26.90, que dejó atrás a la argentina Julia Sebastián –del club Unisanta, con 2.27.04- y a la local Pamela Alencar –de Pinheiros, con 2.27.55-. Con esta valiosa marca, la nadadora de 22 años conquistó un nuevo récord sudamericano y argentino y dejó obsoleta la plusmarca de 2.27.03 que justamente Julia Sebastian había consagrado el año pasado en el torneo José Finkel, en San Pablo.

Lo cierto es que Ceballos también se destacó en sus otras pruebas individuales. En los 50 metros pecho, concluyó segunda con un tiempo de 30.99 que le garantizó la marca A para el Mundial de Mayores de Budapest y, además, actualizó el récord argentino absoluto que también estaba en su poder. Pero las alegrías no habían empezado ahí. La nadadora cordobesa, 48 horas antes, ya había mejorado la plusmarca en la prueba de los 100 metros pecho, en la que conquistó medalla de oro con su registro de 1.08.00.

Con una estupenda actuación en Brasil, la discípula de Gustavo Roldán se trae a la Argentina récords absolutos en los 50, 100 y 200 metros pecho. Un lujo que le abre las puertas del Hall de Honor de la Natación Argentina, que instituyó el Premio Heracles para reconocer, premiar, difundir y promover a aquellos nadadores que han establecido nuevos hitos en la natación nacional.

“Fue un muy buen torneo. He podido bajar las marcas en las tres carreras en un certamen que tuvo un alto nivel. Brasil ha mejorado mucho en esta prueba y sabía que para ganar tenía que estar en mis mejores registros. Es bueno que Sudamérica esté creciendo en este estilo” aseguró la oriunda de Río Cuatro en declaraciones que la Confederación Argentina de Deportes Acuáticos destacó en sus redes sociales, tras la premiación de los 200 metros pecho.

Quedan poco más de tres meses para el Mundial de Budapest y Ceballos se lleva del torneo Maria Finkel la confianza de tres nuevas plusmarcas nacionales y la certeza de que ya tiene su marca mínima para estar en Hungría.


El argentino Grassi clasificó al Mundial de Natación y marcó récord argentino

El nadador santafesino Santiago Grassi nadó ayer los 100 metros mariposa en un tiempo de 52.15, durante las Arena Pro Swim Series en Atlanta, y consiguió su marca A para ser parte del Mundial de Mayores de Budapest. Además, hoy bajó el récord argentino de los 50 metros mariposa.

Santiago Grassi se ganó ayer, en 52 segundos y 15 centésimas, la tranquilidad que necesitaba para ponerse a punto para un torneo muy esperado por los nadadores argentinos. Con esa gran marca en los 100 metros mariposa, durante una toma de tiempo oficial durante las Arena Pro Swim Series en Atlanta, el destacado santafesino consiguió la marca mínima A para clasificar al Mundial de Mayores de Budapest.

Si bien para Grassi este tiempo de 52.15 le significa la clasificación al Mundial a disputarse en la capital húngara en julio próximo, se trata de un registro que trae otras dos buenas noticias para el nadador de tan sólo 20 años. Por un lado, con esa marca Grassi quedó a sólo seis centésimas de su mejor tiempo en la prueba –los 52.09 de su actual récord argentino- y volvió a acercarse a su registro más veloz. Y, por otro lado, se trata quizás del primer gran logro del argentino desde que se radicó en diciembre pasado en Atlanta, con el objetivo de estudiar y competir en la Universidad de Auburn.

“Nadé a la mañana una toma de tiempo oficial para poder conseguir la marca. Lo había nadado ayer (por el viernes) en carrera y quedé a 30 centésimas, así que pedí nadar de nuevo en una toma de tiempo”, explica Grassi, respecto a los registros oficiales de la competición que finalizó ayer. El nadador olímpico fue el mejor de la  serie eliminatoria –con 52.45- y, si bien en la final terminó con un tiempo de 52.62, quedó tercero en la prueba y les dio un lugar en el podio a los Tigres de Auburn.

“Hace casi dos años hice el récord argentino de 52.09 y desde entonces no me había podido acercar nunca a más de 30 centésimas. Así que estoy muy contento por el tiempo y por poder estar cerquita de mi mejor marca. El año recién comienza y los tiempos ya son muy buenos”, celebró el santafesino.

“Lo primero que se me vino a la cabeza cuando toqué la placa, me di vuelta y vi la marca fue relajación, después de buscar tanto tiempo ese registro, y también tranquilidad porque finalmente se consiguió. Esto me da la posibilidad de entrenar tranquilo de acá a tres meses, porque vengo de una etapa en la que estuve compitiendo muchísimo y lo que necesitaba ahora, justamente, era parar y ponerme a entrenar”, explicó el dueño de siete récords argentinos. Las plusmarcas nacionales absolutas en los 50 y 100 metros mariposa, ambos en pileta corta, y en la posta 4×100 metros combinados mixto (en pileta olímpica) los conquistó el año pasado y le garantizaron, por segundo año consecutivo, su lugar en el Hall de Honor de la Natación Argentina, que instituyó el Premio Heracles para reconocer, premiar, difundir y promover a aquellos nadadores que han establecido nuevos hitos en la natación nacional.

Lo cierto es que el ex deportista de Unión no se conformó con los 52.15 que le aseguran su boleto a Budapest y quiso despedirse de la competencia de este fin de semana a lo grande. Por eso volvió a pedir una toma de tiempo oficial, esta vez en los 50 metros mariposa, y cronometró un tiempo de 23.89 que estableció un nuevo récord argentino en la prueba. Así, el argentino superó por una centésima la plusmarca nacional anterior, que él mismo había conseguido el 10 de abril de 2015 durante el torneo brasileño Maria Lenk. Si algo está claro, con este fin de semana que Santiago Grassi cierra con clasificación al Mundial de Mayores y nuevo récord argentino, es que la adaptación a su nuevo hogar en Atlanta va de maravilla.


Andrea Berrino impuso dos nuevos récords argentinos en Brasil

La nadadora cordobesa Andrea Berrino se despidió del certamen brasileño Trófeu Maria Lenk con dos nuevos récords argentinos: ayer fue oro en los 200 metros espalda con un tiempo de 2.13.11 y hoy finalizó quinta en los 50 metros libres con una marca de 25.56, dos registros que actualizan las plusmarcas nacionales absolutas de ambas pruebas.

La nadadora argentina Andrea Berrino se convirtió en la reina de los extranjeros que compiten en el certamen brasileño Trófeu Maria Lenk en Río de Janeiro. Y lo hizo a lo grande. Primero, ayer la cordobesa se llevó el oro en la final de los 200 metros espalda, con un tiempo de 2.13.11 que estableció el nuevo récord argentino de la prueba y que le garantizó la sexta medalla del certamen. Con esas seis preseas en su poder, la joven y talentosa nadadora se convirtió además en la extranjera que más veces subió al podio en un torneo nacional brasileño. Pero eso no fue todo: esta tarde, en el cierre de su participación en el torneo, Berrino se despidió con una marca de 25.56 en los 50 metros libres que rompió el récord absoluto nacional.

Con parciales de 32.42, 33.15, 34.06 y 33.48 en los 200 metros espalda, la argentina que compite para Unisanta se llevó la presea dorada, dejando detrás suyo a las brasileñas Fernanda Goeij y Gabriela Albuquerque Mello, segunda y tercera con registros de 2.13.33 y 2.16.28, respectivamente. Por su parte, Florencia Perotti, la otra argentina partícipe de la prueba, cerró su final con un tiempo de 2.20.64. Berrino quebró así los 2.13.39  del récord argentino absoluto que ella misma ostentaba en los 200 metros espalda en pileta olímpica desde el 16 de diciembre del 2014.

Por su parte, en su despedida del Maria Lenk, la argentina finalizó quinta en los 50 metros libres, pero su marca fue tan buena que le permitió renovar el récord argentino de la prueba por 20 centésimas. Así, quedó atrás la marca que la propia Berrino había establecido en pileta olímpica hace dos años, cuando cronometró 25.76. Con estos nuevos récords argentinos, así como sucedió con los de años anteriores y los múltiples que conquistó en 2016, la discípula de Federico Rossi ingresa nuevamente al Hall de Honor de la Natación Argentina, que instituyó el Premio Heracles para reconocer, premiar, difundir y promover a aquellos nadadores que han establecido nuevos hitos en la natación nacional.

La nadadora de 23 años se despidió del torneo de Río de Janeiro con un total de seis medallas. Además de los 50 metros libres y los 200 metros espalda, las otras competencias en las que se llevó presea fueron 100 metros espalda (oro con 1.01.56), 50 metros espalda (plata con 28.52), 4×50 libres (oro con 1.41.27), 4×200 libres (oro en 8.08.63) y 4×100 libres (plata con 3.44.19).

“Andrea está corriendo eliminatorias y finales al mismo nivel y superándose. Sin dudas que competir así, debiendo esforzarse en la mañana para ingresar al cuadro de las 8 finalistas, es muy exigente, pero es lo que ocurre en las competencias internacionales de nivel y lo bueno es que está demostrando que puede hacerlo. Bill (Sweetenham, entrenador australiano que asesora al equipo argentino) siempre nos habla de esto y creo que vamos entrando en ese ritmo. Es un muy buen avance”, expresó Rossi, entrenador de Berrino, en las redes sociales de la Confederación Argentina de Deportes Acuáticos.

La vida de los nadadores requiere de esfuerzos tan grandes –así también lo son sus alegrías-, que difícilmente Andrea Berrino haya olvidado la bronca que sintió el año pasado, en la previa de este mismo Maria Lenk, cuando a pocos días sufrió una lesión que la dejó afuera de la competición. Y que, además, complicó su año y sus chances de llegar a los Juegos de Río de Janeiro. Y si es cierto aquello de que el cuerpo tiene memoria, como dicen, valdría pensar que en este 2017 el de Berrino eligió tomarse una revancha a lo grande en Brasil.